¿Cómo sabemos que un maestro o escuela espiritual “no está bien”?

Veti putea fi in contact cu noi,
primind articole despre yoga si tantra,
anunturi despre cursuri și evenimente
pe grupul de Telegram

Yoga Meditatie Tantra cu Leo Radutz
https://t.me/yogaromania

Así como Jesús dijo que muchos “falsos profetas” aparecerían durante el apocalipsis,

En este momento delicado de la humanidad, hay muchas escuelas y mucha información falsa.

La verdad espiritual es mucho más accesible de lo que solía ser.
Pero se vuelve inaccesible debido a la abundancia de “llamas y humo” en los medios de comunicación e Internet.

Entonces, ¿cómo reconocemos una escuela falsa o débil?

 

Evaluamos cuidadosa y perspicazmente si

– es una enseñanza profundamente dualista, insistiendo en que la mayor realización del hombre se logra a través de algo externo: dinero, fama, familia, relaciones de pareja, carrera, psicodélicos, organizaciones religiosas y otros;

– no enfatizan trascender el ego y cultivar la humildad, sino que incluso confían en los valores del ego para atraer discípulos;

Sugiere que te “ames a ti mismo” aumentando la comodidad y el ego, confundiendo deliberadamente la propia aceptación de los límites con el amor, y haciendo que las personas olviden que el amor también significa sacrificio cuando sea necesario.

– confunde deliberadamente la energía o los estados intensos obtenidos por diversos medios con la espiritualidad;
De esta manera engañan al buscador auténtico porque la energía y el espíritu o la conciencia son cosas totalmente diferentes y el aumento de la energía no necesariamente trae el crecimiento de la espiritualidad;
Por lo general, los grupos luciferinos recurren a esta confusión, porque encuentran la energía neutra y que podría usarse con el nivel actual de conciencia, sea cual sea;

– tienen un mensaje común, en el sentido del significado primario de todos, y no asumen mensajes auténticos que son impopulares, ya sea porque no saben, o porque quieren confundir, o porque simplemente quieren una imagen de fácil acceso;

– “roba” información espiritual de libros, Internet o rumores; plagio sin remordimiento;
Y cuando se necesitan explicaciones más profundas, dicen: “Hablaremos de eso más tarde“.

– las explicaciones de las técnicas son “de oído”, rudimentarias, simples y erróneas, como si no fuera importante ejecutarlas correctamente;

– aplicar principios espirituales notorios mecánicamente, no poseyendo un conocimiento auténtico que les permita detallar excepciones o adaptar esos principios al estado de cosas que enfrentan nuestras vidas;

– no enfatizar la transformación espiritual como un proceso continuo, y

(tener tantos discípulos como sea posible)

engaña al hombre que si ha escuchado y entendido alguna explicación teórica en una conferencia, seminario o sermón, esto sería suficiente para poseer esa habilidad;

– no cultiva habilidades obtenidas a través de la práctica personal, sino a través de un “don” de un maestro o entidad en los planos sutiles;

– no cultiva habilidades espirituales verificadas por retroalimentación y práctica sostenida,
pero engaña al alumno que si ha pagado la tasa de investidura, ya tiene cierta aptitud correspondiente a ese “grado”;

– insiste de diversas maneras en que la vida está destinada de cierta manera,

Conexiones familiares

e influencias astrológicas o genéticas,

sin enfatizar o incluso no saber cómo lograr la verdadera libertad espiritual y el verdadero control sobre el universo exterior y externo a través de la transformación espiritual;

– “se muestran” como personas con poderes paranormales, enmascarando la falta de logros en el yoga con supuestos poderes paranormales que dan explicaciones banales;
suele evocar traumas infantiles, problemas en la relación con los padres, supuestas entidades malignas o maldiciones, supuestas visiones en nuestra aura;

– manifiesta el principio luciferino “el fin justifica los medios”;

– considerar que no hay un Bien universal, sino sólo los deseos de cada persona que están justificados y correctos de todos modos (en su opinión);

– promueve la falta de virtudes espirituales,

considera el apego, la impureza, la falta de moderación -o la continencia sexual- y la violencia, la mentira, la acumulación de riqueza o el robo como algo bueno y beneficioso;

– el dinero importa mucho en una escuela tan espiritual y el interés de los organizadores es obviamente mercantil;

– Hago más meditaciones para la “abundancia” que para la espiritualidad, la libertad, la sabiduría y otros;

– a veces ofrece buenos métodos pero no conducen a la realización espiritual,

pero solo a poderes o habilidades agradables, a veces necesarias para hacernos la vida más fácil.

pero sin llevarnos al desarrollo del potencial infinito dentro de nosotros

o incluso ofrecer métodos innecesarios;

– el maestro y los organizadores o algunos de ellos apenas practican lo que enseñan;

– el maestro y los organizadores son arrogantes y mienten para tener una imagen atractiva;

– el maestro y los organizadores usan palabras vulgares bajo la justificación de que “esto es más natural”;

– No rehúyas realizar acciones que violen injustificadamente el libre albedrío de algunas personas

o practicar varios métodos de magia negra, vudú y similares

– no tener estudiantes mayores con resultados significativos de transformación espiritual;

– Apelo a un esoterismo inventado, supuestamente – de un pueblo desaparecido hace mucho tiempo.
(por ejemplo, el antiguo Egipto) porque no hay ningún miembro de ese pueblo que contradiga cualquier declaración, por fantasiosa que sea;

– evitar métodos que realmente puedan despertar el espíritu del estudiante, porque entonces aparecerán diferentes puntos de vista sobre los principios de ese camino (evitar, por ejemplo, la meditación hesicasta);

– no saben o, si lo hacen, no aplican el concepto de humildad en absoluto – Vinaya Mudra;

– en el caso de las formas tántricas, no enfatizo principalmente la libertad y el desapego del objeto del deseo;

– en el caso de los caminos tántricos, enfatizan solo el placer amoroso y no enfatizan el amor, la adivinación, la continencia sexual;

– en el caso de las vías tántricas, sugiere una sexualidad desinhibida, pero con superficialidad y falta de responsabilidad en las relaciones;

– decir que los hombres son más valiosos o más fuertes que las mujeres

o que las mujeres son más valiosas o poderosas que los hombres;

– Cultivar la idea de la trampa luciferina “que sea bueno para mí”

En lugar de “tengo que trascender mis limitaciones, aunque pueda ser difícil para mí”;

– evitar referirse a Dios o, especialmente, a avatares divinos (por ejemplo, Jesucristo) o referirse a ángeles.

 

 

…………………………………….

Lea también

“26 ideas sobre cómo reconocer a un auténtico maestro”

 

 

 

Acharya Leo Radutz,

fundador del sistema Abheda,

el iniciador de la Revolución Good OM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio