Evangelio de Paz de Juan

Am deschis înscrierile la
o nouă grupă de Abheda Yoga si meditație
Cu Leo Radutz!
Din 15 septembrie - in Bucuresti si Online. CLICK pe link pentru detalii

https://alege.abhedayoga.ro/yoga-septembrie/

Prefacio

Han pasado casi dos mil años desde que el divino Hijo del Hombre mostró amorosamente a la humanidad el camino, la verdad y la vida. Él trajo, a través de Sus milagros, salud a los enfermos, sabiduría a los ignorantes y felicidad divina a los que sufrían.

Sus palabras de bondad y sabiduría están medio olvidadas y en algunos casos no fueron recogidas hasta varias generaciones después de que fueron pronunciadas. Más de una vez han sido malinterpretados, erróneamente reunidos, cientos de veces reescritos y cientos de veces transformados, sin embargo, por la voluntad de Dios han sido preservados durante casi dos mil años.

Aunque sus palabras, como las tenemos hoy en el Nuevo Testamento, representan sólo una pequeña fracción de lo que Jesús habló, conquistaron la mitad de la humanidad y casi toda la civilización occidental. Esto demuestra la vitalidad eterna de la Verdad contenida en Sus palabras y resalta su valor supremo e incomparable.

Publicamos aquí las palabras puras y amables pronunciadas por Jesús, después de haber sido traducidas directamente del antiguo idioma arameo, el idioma hablado por Jesús y su amado discípulo Juan, quien escribió con la mayor precisión las enseñanzas personales secretas de su divino Maestro.

Estas palabras demuestran que Jesús quiso sobre todo enseñar a las personas a vivir en plena armonía con las leyes divinas de la naturaleza, para que pudieran curar cualquier enfermedad naturalmente, con su propio esfuerzo y con la ayuda de Dios. Jesús usó Su poder divino sólo para hacer que las personas buscaran y obedecieran las leyes divinas de la naturaleza y, en última instancia, señalarles la verdad última, a Dios el Padre. Todas sus curaciones milagrosas se realizaron sólo si aquel que, como resultado de sus errores, sufrió, estaba suficientemente preparado para no pecar más. Es por eso que, no por casualidad, Jesús amorosamente terminó cualquier curación con las palabras: “¡Vete ahora y no peques más!”

Esta obra comprende sólo un fragmento, alrededor de una octava parte, de los manuscritos completos que existen en arameo y se mantienen en secreto en la Biblioteca Vaticana, y que también existen en eslavo antiguo, en la Biblioteca Real de los Habsburgo (ahora propiedad del estado austriaco).

Debemos la existencia y perpetuación de estas dos versiones a los sacerdotes nestorianos que, bajo la presión de las hordas avanzadas de Genghis Khan, se vieron obligados a huir de Oriente a Occidente, llevando consigo todas las escrituras e iconos antiguos.

Los antiguos textos arameos datan del siglo I d.C., mientras que la versión eslava antigua es una traducción literal de la primera. Hasta ahora, la arqueología no ha podido reconstruir exactamente cómo viajaron los textos desde Palestina hasta el interior de Asia, y finalmente terminaron en manos de sacerdotes nestorianos.

Una edición crítica, que contiene el texto completo, referencias y notas explicativas (arqueológicas, históricas y exhortéticas) de los esenios, apareció bajo el nombre de “El Evangelio de los esenios”. La parte ahora publicada por nosotros se refiere a las curaciones milagrosas de Jesús.

Aparte de la evidencia de la verdad, no hay nada que añadir a este texto. Habla con tremenda fuerza de sí mismo. Quien lea atenta y amorosamente las páginas que siguen sentirá la vida eterna y divina y la evidencia de estas verdades profundas, que la humanidad, en estos momentos de cambio, necesita más que nunca.

“Y la verdad testificará de sí misma”.

EL EVANGELIO DE PAZ DE JESUCRISTO

Y entonces muchas personas enfermas y lisiadas vinieron a Jesús, pidiéndole: “Si realmente sabes todas las cosas, dinos por qué estamos sufriendo de todos estos terribles tormentos ahora. ¿Por qué no somos tan saludables como otras personas? Divino maestro, cúranos, ayúdanos, para que también nosotros podamos ahora ser fuertes y ya no tengamos que permanecer en nuestra miseria, vencidos por el sufrimiento y la enfermedad. Todos sabemos que está en Tu poder sanar todo tipo de enfermedades. Libéranos de Satanás y de todos estos grandes tormentos. Ten piedad de nosotros, Maestro”.

Jesús respondió: “Bienaventurados los que tienen hambre de verdad. Si me escuchas y me entiendes, te satisfaré con el pan de sabiduría. Bienaventurados los que llamáis, porque si me entendéis os abriré la puerta de la vida eterna. Bienaventurados debéis llegar a ser, que entendiendo negará el poder de Satanás, porque de esta manera os conduciré al alto reino de los ángeles de vuestra Madre, donde el poder de Satanás nunca podrá entrar”.

Y ellos, llenos de curiosidad y asombro, le preguntaron:

“¿Quién es nuestra Madre y quiénes son sus ángeles? ¿Y dónde está realmente Su reino?”

“Tu madre siempre está escondida en ti y estás permanentemente envuelto en ella. Ella te dio a luz; Ella te dio la vida. Ella es la que te dio el cuerpo, y eventualmente se lo devolverás algún día. Feliz serás si llegas a conocerla a ella y a su reino, si obedeces Sus leyes, y especialmente si recibes a los ángeles de la Madre para que actúen en ti. De cierto os digo que el que haga todas estas cosas nunca volverá a ver la enfermedad, porque el poder divino de la Madre está por encima de todo mal. Y Ella destruye a Satanás y su reino y gobierna eternamente sobre todos sus cuerpos y todas las cosas vivientes.

La sangre que circula dentro de ti nació de la sangre de la divina Madre Naturaleza. Su sangre cae de las nubes; brota del vientre de la tierra, gorgotea en los arroyos de las montañas, fluye ampliamente hacia los ríos de las llanuras; duerme en lagos; ruge ruidosamente en mares tormentosos.

El aire que respiramos nació del aliento de nuestra divina Madre Naturaleza. Su aliento es azul en la altura de los cielos, susurra en las cimas de las montañas, susurra en las hojas del bosque, ondula sobre las llanuras, duerme en los valles profundos, arde caliente en el desierto.

La fuerza de tus huesos nació de la fuerza de los huesos de la Madre divina, que dio consistencia a las rocas y piedras. Están desnudos ante el cielo en las cimas de las montañas; Son como gigantes durmiendo en las laderas de las montañas, como estatuas sagradas sentadas en el desierto y escondidas en las profundidades de la tierra.

La delicadeza de nuestra carne nació de la carne de nuestra divina Madre Naturaleza, cuya carne se vuelve amarilla y roja en los frutos de los árboles y nos nutre en los surcos de las llanuras. Nuestras entrañas nacieron de las entrañas divinas de la Madre Naturaleza y están ocultas a nuestros ojos, como las profundidades invisibles de la tierra.

La luz de nuestros ojos, el oído de nuestros oídos, ambos nacieron de la luz y los sonidos de nuestra divina Madre Naturaleza, que nos rodea como las olas del mar rodean a los peces, como el aire arremolinado rodea al pájaro.

El hombre es el hijo de la naturaleza divina y de ella el hombre recibió todo su cuerpo, así como el cuerpo de un bebé recién nacido nace del cuerpo de su madre.

De cierto, de cierto os digo que sois uno con vuestra divina Madre Naturaleza; Ella está en ti y tú en Ella. De Ella naciste, en Ella vives y volverás a Ella. Por lo tanto, santifiquen Sus leyes, porque Él nunca puede vivir mucho tiempo, ni ser feliz, excepto aquel que honra a su Madre divina y obedece humildemente Sus leyes. Porque tu aliento es su aliento; tu sangre es su sangre; tus huesos son sus huesos; tu carne es su carne; tus entrañas son sus entrañas; tus ojos y oídos son Sus ojos y oídos (porque siempre la parte está en todo y en todo).

Si no guardas todas estas leyes divinas, si te haces daño a ti mismo, incluso a uno solo de los miembros de tu cuerpo, te perderás por completo en tu insoportable enfermedad, y solo habrá llanto y crujir de dientes. Yo les digo, hasta que no sigan las leyes de su Madre divina, no podrán escapar de la muerte de ninguna manera. El que se adhiere estrechamente a las leyes de su Madre divina, a él también estará estrechamente unido a su Madre divina; Ella entonces curará todas sus heridas, y él nunca volverá a estar enfermo; Ella le dará una vida extra larga y al mismo tiempo lo protegerá de todos los tormentos: del fuego, del agua y de la mordedura de serpientes venenosas, porque la divina Madre Naturaleza te dio a luz, te dio a luz y es Ella quien tiene la vida en ti. Ella te ha dado Su cuerpo, y nadie más que Ella podrá curarlo por ti. Bienaventurado el que ama a su Madre divina y descansa tranquilamente sobre Su pecho, porque la Madre divina te ama incluso cuando apartas tu rostro de Ella. ¡Y tanto más Ella te amará si vuelves a Ella otra vez! De cierto os digo que muy grande es su amor, mayor que los más grandes unidos, más profundo que los mares más profundos. Y la Madre divina nunca abandona a los que la aman de verdad: así como una gallina defiende a sus cachorros, como una leona defiende a sus leones, como una madre defiende a su recién nacido, así la Madre Naturaleza divina protege al divino Hijo del Hombre de todos los peligros y males.

Los males y peligros yacen innumerables en anticipación de los ignorantes Hijos de los Hombres. Belcebú, el príncipe de todo mal, la fuente de todo mal, acecha en el cuerpo de todos los Hijos de los Hombres que se entregan al mal y al error. Él es la muerte, el señor de todo tormento, y, tomando una apariencia agradable, astutamente tienta y atrae a los perversos Hijos de los Hombres. Él promete riquezas y poder, palacios espléndidos, vestiduras de oro y plata y una multitud de siervos, fama y gloria, adulterio y lujuria, codicia y lujuria, vidas tumultuosas, ociosidad y días perezosos. Y tienta a todos en todos los sentidos con esa cosa malvada a la que su corazón está más inclinado. Y el día en que los Hijos de los Hombres ya se han convertido en esclavos de todas estas perversidades, vanidades y abominaciones, entonces, como pago, arrebata a los malvados Hijos de los Hombres todas aquellas cosas que la divina Madre Naturaleza les ha dado tan generosamente. Él les quita el aliento, la sangre, los huesos, la carne, las entrañas, los ojos y los oídos. Y el aliento del pecador Hijo del hombre se vuelve corto y amortiguado, lleno de dolor y maloliente, como el aliento de las bestias inmundas. Y su sangre se vuelve espesa y maloliente, como el agua de los pantanos; Se desmorona y ennegrece como la noche de la muerte. Y sus huesos se vuelven duros y anudados; Se derriten por dentro y se rompen en pedazos como una piedra que cae de un acantilado. Y su carne se vuelve grasa y acuosa, se pudre, cubierta de sarna y forúnculos que son repugnantes, y sus entrañas se llenan de suciedad, con desagües en descomposición, y luego muchos gusanos viven allí. Y sus ojos se nublan hasta que por fin la noche oscura los envuelve, y sus hilas se vuelven sordas como el silencio de la tumba. Y al final, el necio Hijo errante del Hombre perderá su vida, porque ya no obedeció y guardó las leyes de su Madre divina y reunió pecado tras pecado dentro de él. Por lo tanto, todos los dones de su divina Madre Naturaleza le son quitados: aliento, sangre, carne, entrañas, ojos y oídos, y, aparte de todo esto, la vida con la que la divina Madre Naturaleza coronó su cuerpo.

Pero si el errante Hijo pecador del hombre se arrepiente verdaderamente de sus pecados y se separa de ellos y regresa de nuevo con amor a su Madre divina, y si siempre después obedece Sus leyes divinas, se liberará de las garras de Satanás, resistiendo firmemente las tentaciones, entonces su divina Madre Naturaleza recibe nuevamente a su Hijo errante con amor y envía a Sus ángeles, que de nuevo podrá servirle. Cuando el Hijo del hombre resiste ferozmente a Satanás que mora en él y ya no hace su voluntad en absoluto, a la misma hora los ángeles de su Madre divina ya se encuentran allí en él, para que puedan servirlo con todas sus fuerzas y liberar completamente al ahora divino Hijo del Hombre del terrible poder de Satanás.

Porque nunca puede un hombre servir a dos amos por igual. Porque o sirve a Belcebú y sus demonios, o sirve a su madre divina Naturaleza y sus ángeles. O sirve a la muerte y al mal, o sirve a la vida y al bien. De cierto, de cierto os digo que bienaventurados los que obedecen y respetan las leyes divinas de la vida y no vagan por los terribles caminos de la muerte, porque en ellos entonces las fuerzas de la vida se vuelven grandes y poderosas, y así escapan fácilmente de los tormentos de la muerte”.

Todos a su alrededor escucharon sus palabras con asombro, porque sus palabras eran poder, y Él les enseñó de manera muy diferente a los sacerdotes y escribas. Y aunque el sol se había puesto hacía mucho tiempo, no fueron a sus casas, sino que se sentaron alrededor de Jesús y preguntaron: “Maestro, dinos ¿cuáles son estas leyes divinas de la vida? Te lo suplicamos, quédate con nosotros por un tiempo y enséñanos. Nos gustaría escuchar todas Tus enseñanzas divinas para que podamos ser sanados y llegar a ser virtuosos y felices.”

Y entonces Jesús se puso en medio de ellos y dijo: “De cierto, de cierto os digo que nadie puede ser verdaderamente feliz sino el que respeta la ley.

Y luego los demás respondieron con una sola voz: “Todos obedecemos las leyes de Moisés, quien nos dio la ley”.

Jesús les dijo: “No tomen tan completamente verdadera la antigua ley como fue escrita en sus Escrituras, porque la ley divina eterna es vida armoniosa, mientras que la Escritura es muerte. Moisés no recibió sus leyes de Dios por escrito, sino a través de la palabra viva. La ley divina es la palabra viva. La ley verdaderamente divina es la palabra viva del Dios viviente, dada a sus profetas vivientes, para los hombres vivos. En toda vida, la ley divina está escrita allí. Lo ves en la hierba, en el árbol, en el río, en la montaña, en las aves del cielo, en los peces del mar; Pero búscalo principalmente dentro de ti. Todo lo que está vivo está más cerca de Dios que las Escrituras, que no tienen vida. Dios así hizo la vida y todas las cosas que están vivas, para que ellas, a través de la palabra eternamente viva, puedan enseñar al hombre las leyes del Dios verdadero. Dios no escribió sus leyes en las páginas de los libros, sino sobre todo en tu corazón, mente y espíritu. Siempre están presentes en tu aliento, en tu sangre, en tus huesos, en tu carne, en tus intestinos, en tus ojos y en tus oídos, y siempre están escritos en cada parte de tu cuerpo. Están en el aire, en el agua, en el suelo, en las plantas, en los rayos del sol, en las profundidades y alturas. Todos ellos te hablan, si sabes escucharlos, para que puedas entender y respetar el lenguaje y la voluntad del Dios vivo. Pero a menudo, debido al pecado, cierras los ojos para que no puedas ver, y cierras los oídos para que no puedas oír. De cierto, de cierto os digo que la Escritura es obra del hombre, pero la vida y todo lo que la alberga son siempre obra de Dios. ¿Por qué no escuchas y respetas las palabras vivas de Dios, que obviamente están escritas en sus obras? ¿Y por qué estudias y te aferras tan obstinadamente a las escrituras muertas, que no son más que obra de las torpes manos del hombre?”

“¿Cómo podemos leer las leyes de Dios en otro lugar que no sea las Escrituras? ¿Dónde más están escritos? Léelos y muéstranos dónde los ves, porque no sabemos nada más que las antiguas escrituras que heredamos de nuestros antepasados. Cuéntanos acerca de las leyes divinas de las que hablas, para que, oírlas, podamos observarlas y ser corregidos y sanados”.

Jesús dijo: “No entiendes las palabras de vida, porque ahora a través de tus pecados estás en la muerte. La oscuridad de los errores cubre tus ojos, y tus oídos están cubiertos de sordera. De nada te sirve meditar en las Escrituras si, por todas tus obras, blasfemas contra Aquel que te dio las Escrituras. Dios y Sus leyes divinas no están presentes en absoluto en lo que haces. Nunca están presentes en la codicia o la lujuria por la bebida, ni en sus vidas perversas y agitadas, ni en la lujuria, ni en la búsqueda de riquezas, ni en el odio a sus enemigos, porque todas estas cosas, y muchas otras que son malas, están lejos del verdadero Dios y Sus ángeles. ¡Porque todas estas cosas vienen sólo del reino de las tinieblas y del rey de todo mal! Todas estas cosas malas y pecaminosas las llevas permanentemente dentro de ti; y así, debido a esto, la palabra de verdad y el poder divino de Dios no entran en ti en absoluto, porque sólo los males de toda clase y todas las abominaciones tienen su morada en tu cuerpo, en tu alma y en tu mente. Si realmente quieres que la palabra del Dios viviente y Su poder divino entren en ti, ¡no contamines tu cuerpo, tu alma y tu mente! El cuerpo es el templo del alma, y el alma es el templo del Espíritu inmortal de Dios. Por lo tanto, purificad estos templos para que el Señor eterno del templo pueda morar allí dentro y ocupar un lugar digno de Él. Y de todas las tentaciones de tu cuerpo, alma y mente que vienen de Satanás, retírate para siempre bajo la sombra del cielo de Dios.

Renuévanse a través de lo divino tan pronto como sea posible. De cierto os digo que Satanás y todos sus tormentos sólo pueden ser desterrados por el ayuno, la aspiración y la oración. Vayan cada uno de ustedes a la naturaleza y ayunen solos, y no muestren su ayuno a ningún hombre. El Dios vivo te verá entonces, y grande será tu recompensa. Rápido, lleno de fe en Dios, hasta que Belcebú y todos sus males se aparten de ti y todos los ángeles de la divina Madre de la Naturaleza vengan y te sirvan. Y de nuevo, les digo, a menos que ayunen humildemente, nunca serán liberados del poder de Satanás y de todas las enfermedades que vienen de Satanás. Ayunen y oren fervientemente, buscando incesantemente el poder del Dios vivo para su sanidad. Cuando ayunes, evita a los pecadores Hijos de los Hombres y busca atraer hacia ti a los ángeles de la divina Madre de la Naturaleza, porque solo el que busca eventualmente encontrará. Busca el aire fresco del bosque y las llanuras, y allí, en medio de ellos, encontrarás al ángel del aire. Quítate la ropa por completo y permite que el ángel del aire abrace todo tu cuerpo desnudo. Luego respira profunda y lentamente para que el ángel de aire pueda ser traído dentro de ti. El ángel del aire expulsará rápidamente de tu cuerpo toda la impureza que lo ha contaminado tanto por dentro como por fuera. Y así, todas las cosas malolientes e inmundas pronto saldrán de ti, así como el humo sale del fuego y se retuerce hacia arriba para perderse en el mar de aire. Porque os digo en verdad que santo es el ángel del aire, que limpia todo lo que es inmundo y que perfuma todas las cosas malolientes. Ningún hombre puede venir ante Dios a menos que el ángel del cielo le haya permitido pasar. Todos ustedes deben nacer de nuevo a través del aire y la verdad para que su cuerpo pueda respirar el aire de nuestra divina Madre Naturaleza y su mente pueda respirar a su vez la verdad de nuestro Padre Celestial.

Después del ángel del aire, ahora busca al ángel del agua. Quítate toda tu ropa de nuevo y permite que el ángel de agua abrace todo tu cuerpo. Lánzate completamente a sus brazos puros y comprensivos, y tan a menudo como muevas el aire con tu respiración, mueve el agua ahora con tu cuerpo. El ángel del agua, a su vez, expulsará rápidamente de tu cuerpo toda la impureza que te ha contaminado tanto por dentro como por fuera. Y todas las cosas inmundas y malolientes fluirán rápidamente de ti, así como la impureza de la ropa sucia, lavada en agua, fluye y se pierde en la corriente del río. De cierto, de cierto os digo que santo y puro es el ángel del agua, que con pato todo lo que es inmundo y perfuma todas las cosas malolientes. Ningún hombre podrá presentarse ante Dios si el ángel del agua no lo deja pasar. Todos ustedes deben nacer de nuevo de agua y verdad, para que su cuerpo pueda bañarse en el río de la vida terrenal y su mente pueda bañarse en el río de la vida eterna. Porque realmente recibes tu sangre de tu Madre divina, la Naturaleza y la verdad de tu divino Padre Celestial.

No pienses que es suficiente que el ángel del agua te abrace solo desde afuera; Porque la impureza interior, es a menudo mucho mayor que la impureza exterior. Y el que se limpia a sí mismo sólo por fuera, pero por dentro permanece inmundo, es como tumbas que, por fuera, están bellamente pintadas, pero por dentro están llenas de toda clase de impurezas horribles y repugnantes. Es por eso que es bueno permitir que el ángel de agua te bautice incluso desde adentro, para que puedas liberarte rápidamente de tus pecados pasados, para que puedas llegar a ser tan puro como la maravillosa espuma del río a la luz del sol.

Busque un tallo grande con un tallo tan largo como la altura de un hombre [nota del editor: la ramita es una planta parecida a la calabaza]. Llene su interior con agua del río y después de que el sol lo haya calentado, cuélguelo en la rama de un árbol y arrodíllese en el suelo ante el ángel de agua y permita que el extremo del tallo del arroyo entre en sus partes traseras para que el agua pueda fluir a través de todas sus entrañas y limpiarlas. Después de esto, arrodíllate en la tierra ante el ángel de agua y pídele al Dios vivo que te perdone todos tus pecados pasados y luego pídele humildemente al ángel de agua que libere tu cuerpo de toda enfermedad e impureza. Entonces deja que el agua drene completamente de tu cuerpo, para que pueda expulsar de ti todas las cosas inmundas y malolientes de Satanás; Entonces verás con tus propios ojos y olerás con tu nariz todas las abominaciones y todas las impurezas que han profanado el templo de tu cuerpo. Todos estos eran pecados que moraban en tu cuerpo, atormentándote con todo tipo de dolor. El bautismo interior con esta agua te libera rápidamente de todo esto. Siempre renueva tu bautismo en agua todos los días de tu ayuno, hasta el día en que veas que el agua que fluye de ti es tan pura como la espuma del río. Lleva tu cuerpo al río y, allí, déjate en los brazos del ángel del agua, da gracias humildemente al Dios vivo, que te ha librado de tus pecados. Este santo bautismo por el ángel de agua es tu renacimiento a una nueva vida. Porque a través de ella tus ojos verán de ahora en adelante lo oculto y tus oídos oirán lo misterioso. No peques en absoluto después, después de tu bautismo, para que los ángeles del aire y del agua puedan morar para siempre en ti y servirte cada vez más poderosamente. Y si, incluso después de eso, algunos de tus pecados pasados e impureza permanecen, busca al ángel de la luz del sol. Quítate toda tu ropa y permite que el ángel de luz abrace todo tu cuerpo desnudo. Luego respira profundamente y tan lentamente como sea posible, para que el ángel de la luz solar también pueda ser traído dentro de ti. Y el ángel de la luz del sol expulsará así de tu cuerpo todas las cosas inmundas y malolientes que te han contaminado tanto por dentro como por fuera. Y todas las cosas inmundas y malolientes saldrán de ti, así como la oscuridad de la noche se derrite y desaparece ante el maravilloso brillo del sol naciente. Porque de cierto os digo que santo es el ángel de la luz del sol, que limpia toda impureza y perfuma todas las cosas malolientes. Nadie puede venir ante Dios si el ángel de la luz del sol no lo ha dejado pasar. Todos ustedes deben nacer de nuevo del sol y de la verdad, para que su cuerpo pueda permanecer purificado a la luz del sol de la Madre Naturaleza divina y su mente pueda permanecer a la luz del sol de la verdad del Padre Celestial. Los ángeles del aire, el agua y la luz del sol siempre están hermanados. Fueron dadas al Hijo del hombre para que Él pudiera servirle y para que Él pudiera ir de uno a otro para siempre cuando lo necesitara. Santo y purificador es su abrazo. Son los hijos inseparables de la Madre divina. Por lo tanto, no debes separar a aquellos a quienes la Tierra y el Cielo realmente han hecho Uno. Deja que estos hermanos ángeles te abracen todos los días, y deja que habiten en ti sobre todo durante tu ayuno.

De cierto os digo que sólo así el poder de los demonios, todos los pecados y la impureza, se apartarán apresuradamente del cuerpo que es plenamente abrazado por estos tres ángeles. Así como los ladrones sorprendidos que huyen rápidamente de una casa saqueada al regreso del dueño de la casa, uno a través de la puerta, uno a través de la ventana y el tercero a través de la cubierta del techo, cada uno donde está y cada uno donde puede, así todos los demonios del mal, todos los pecados pasados y toda la impureza y enfermedad que han profanado el templo de sus cuerpos y almas huirán rápidamente de sus cuerpos. Cuando los ángeles de su divina Madre Naturaleza entren en sus cuerpos, los verdaderos y divinos maestros del templo vuelven a su dominio, y entonces todos los malos olores se irán apresuradamente a través de su aliento y su piel, el vómito podrido a través de su boca, a través de su piel, a través de sus partes ocultas, e incluso a través de su espalda. Y todas estas cosas las verás con tus ojos y las olerás con tu nariz y las tocarás con tus manos. Y cuando todos los pecados y la impureza se hayan apartado de tu cuerpo, tu sangre se volverá tan pura como la sangre de tu divina Madre Naturaleza, como la espuma pura del río a la luz del sol, tu aliento se volverá tan puro como la fragancia de las flores fragantes, tu carne será tan pura como la carne del fruto que se vuelve roja en el momento de quemarse entre las hojas de los árboles, La luz de tus ojos se volverá tan clara y brillante como el resplandor del sol en el cielo azul. Y entonces los ángeles de la Madre Naturaleza te servirán de nuevo, llenos de amor. Y tu aliento, tu sangre, tu carne serán uno con el aliento, la sangre y la carne de tu divina Madre naturaleza, para que tu espíritu también pueda llegar a ser uno con el Espíritu del Padre Celestial. Porque nadie puede alcanzar al divino Padre Celestial excepto a través de la Madre Naturaleza divina, así como ningún recién nacido puede entender plenamente las enseñanzas de su padre hasta que su madre lo haya amamantado, bañado, alimentado y puesto a dormir. Cuando el niño aún es pequeño, su lugar está con su madre y debe escucharla. Cuando el niño ha crecido, su padre lo lleva a trabajar con él en el campo, y el niño regresa con su madre solo cuando ha llegado la hora de la cena, y luego su padre le enseña lo que necesita saber, para que pueda convertirse en experto en todas las obras de su padre. Y cuando el padre ve que su hijo ha captado correctamente la enseñanza y está haciendo su trabajo muy bien, sólo entonces le da todas sus posesiones, para que el hijo ahora pueda continuar la obra de su padre. Feliz es ese hijo, que aceptará el consejo de su madre y caminará por este camino. Y cien veces más feliz es ese hijo sabio, que también acepta y camina por el camino del consejo de su padre. Es por eso que se te ha dicho: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean muchos en esta tierra”. Pero más que eso, os digo, hijos de los hombres: honrad vuestra divina Madre Naturaleza y obedeced todas sus leyes, para que vuestros días sean muchos en esta tierra, y honrad también a vuestro divino Padre Celestial, para que la vida eterna y feliz sea vuestra. Porque el Padre Celestial es innumerables veces más grande que todos los padres de sangre, y vuestra Madre Naturaleza es mayor que todas las madres de sangre, y más querido es el Hijo del Hombre a los ojos de Su divino Padre Celestial y de su divina Madre Naturaleza, que los hijos a los ojos de sus padres y madres de sangre, porque más sabias son las palabras y las leyes del Padre Celestial, y las de la Madre Naturaleza, que las palabras y la voluntad de todos los padres, y la de todas las madres de sangre. Y de mayor valor, también, es la herencia del divino Padre Celestial y la de la divina Madre Naturaleza, que te abren al reino eterno de la vida divina celestial y terrenal, que todas las herencias de tus padres de sangre y todas las herencias de tus madres de sangre.

Sus verdaderos hermanos deben ser sólo aquellos que siempre hacen la voluntad del Padre Celestial y la voluntad de la Madre divina de la Naturaleza, y no sus hermanos de sangre. Vuestros verdaderos hermanos, que respetan la voluntad del divino Padre Celestial y la voluntad de su divina Madre Naturaleza, siempre os amarán mil veces más que a vuestros hermanos de sangre. Porque desde los días de Caín y Abel, cuando los hermanos de sangre violaron la voluntad divina de Dios, no hay verdadera hermandad de sangre. Y a menudo los hermanos tratan a sus hermanos como extraños.

EL DIVINO PADRE CELESTIAL ES AMOR.

TU DIVINA MADRE NATURALEZA ES AMOR.

EL DIVINO HIJO DEL HOMBRE ES AMOR.

Es el amor a través del cual el divino Padre Celestial, la Madre Naturaleza divina y el divino Hijo del Hombre se convierten en Uno, porque el espíritu del Hijo del hombre fue creado por el espíritu del Padre Celestial, y su cuerpo fue creado del cuerpo de la Madre de la Naturaleza. Por lo tanto, cada uno de ustedes debe llegar a ser perfecto, así como el espíritu del Padre Celestial y el cuerpo de la Madre Naturaleza son perfectos. Y ama a tu divino Padre Celestial, como Él ama tu espíritu, y así ama a tu divina Madre Naturaleza como ella ama tu cuerpo. Y por eso es bueno amar a tus verdaderos hermanos, así como tu Padre Celestial y tu Madre Naturaleza los aman. Porque sólo entonces el divino Padre Celestial os dará Su espíritu santo y la divina Madre Naturaleza os dará Su santo cuerpo. Entonces los Hijos de los Hombres se darán amor infinito unos a otros, como verdaderos hermanos, el amor que han recibido de su divino Padre Celestial y de su Madre divina; Y sólo entonces todos se convertirán en consoladores el uno para el otro. Y entonces, todo el mal y el sufrimiento desaparecerán de la tierra, y habrá mucho amor, felicidad y alegría en la tierra. La tierra será entonces como los cielos, y el reino de Dios sólo entonces vendrá. Entonces vendrá el divino Hijo del Hombre en toda Su gloria para heredar el reino de Dios. Y los Hijos de los Hombres compartirán su herencia divina, que es el reino de Dios. Para que los Hijos de los Hombres vengan a vivir en el divino Padre Celestial y en la divina Madre Naturaleza, y para que el divino Padre Celestial y la divina Madre Naturaleza vengan a vivir en ellos. Y con el reino de Dios vendrán los últimos tiempos, porque el amor infinito del divino Padre Celestial da a todos vida eterna en el reino de Dios, porque Su amor es eterno. El amor es más fuerte que la muerte.

Incluso si conociera los idiomas de los hombres y los ángeles, si no tuviera amor, Mi voz sonaría como un hormigueo de bronce vacío. Incluso si dijera lo que estaba por venir y conociera todos los secretos y toda la sabiduría, e incluso si tuviera una fe fuerte como la tormenta que levanta montañas de su lugar, pero no tuviera amor, no sería nada. E incluso si diera todas Mis posesiones para alimentar a los pobres y diera todo el fuego que recibí de Mi Padre, pero no tuviera amor, no sería de ninguna utilidad de ninguna manera. El amor es paciente. El amor no es envidioso, no funciona mal, no conoce el orgullo, no es duro ni egoísta; es lento para enojarse y no inventa malicia; Ella no se regocija en la injusticia, sino que se regocija en la justicia. El amor lo defiende todo, el amor lo cree todo, el amor lo espera todo, querido anfitrión lo soporta todo y nunca se acaba; Sólo cesarán las lenguas y el conocimiento desaparecerá. Porque tenemos la verdad en parte y tenemos razón en parte y estamos equivocados en parte. Pero cuando llegue la plenitud de la perfección, todo lo que es parcial se convertirá en Todo. Cuando el hombre era un niño, hablaba como un niño, entendía como un niño, pensaba como un niño; Pero cuando se hizo hombre, dejó de lado todas las cosas infantiles. Ahora vemos a través de la niebla y las afirmaciones oscuras. Ahora sabemos parcialmente, pero cuando hayamos venido ante Dios ya no sabremos en parte, sino exactamente como Él nos enseñó. Y ahora, estos tres permanecen: fe, esperanza y amor, pero el mayor de ellos es el amor.

Ahora les hablo en el lenguaje vivo del Dios viviente, por medio del espíritu santo de nuestro divino Padre Celestial. Todavía no hay nadie entre ustedes que pueda entender completamente todo lo que estoy diciendo. El que os presenta las Escrituras os habla en la lengua muerta de los muertos, a través de su cuerpo sujeto a la enfermedad y a la muerte. Es por eso que puede ser entendido por todas las personas, porque todas las personas están sujetas a enfermedades y todas están muertas. Nadie ve la luz eterna de la vida. El ciego conduce al ciego por el oscuro camino del pecado, la enfermedad y el sufrimiento, y finalmente todos caen en el terrible abismo de la muerte.

Os he sido enviado por el Padre divino, para que haga brillar ante vosotros la luz de la vida. La luz se conoce a sí misma y conoce la oscuridad, pero la oscuridad sólo se conoce a sí misma y nunca conoce la luz. Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero aún no pueden usarlas, porque sus ojos están más acostumbrados a las tinieblas, y la plena luz del divino Padre Celestial los cegaría. Por lo tanto, aún no pueden entender lo que les estoy diciendo acerca del divino Padre Celestial, quien me envió a ustedes. Primero, comprendan y obedezcan sólo las leyes de la divina Madre de la Naturaleza de las que les he hablado, y cuando Sus ángeles hayan limpiado y renovado completamente sus cuerpos fortaleciendo sus ojos, realmente podrán soportar la luz del Padre Celestial, que es mil veces más brillante que el brillo de mil soles. Porque, ¿cómo creen que podrían contemplar la luz cegadora del divino Padre Celestial cuando no pueden soportar ni siquiera el resplandor del sol abrasador? Créanme, el sol es como la llama de una vela pobre junto al sol de la verdad del divino Padre Celestial. Así que siempre ten confianza, esperanza y amor.

Cierto, en verdad, te digo, no esperes recompensa. Si crees en Mis palabras, realmente crees en Aquel que me envió, porque este es el Señor de todo, a través del cual todas las cosas se hacen posibles. Porque todo lo que es imposible para el hombre, todo esto es fácilmente posible para Dios. Si crees en los ángeles de la divina Madre de la Naturaleza y obedeces Sus leyes, tu fe te fortalecerá y nunca volverás a ver la enfermedad. Tened fe también en el amor infinito del divino Padre Celestial, porque el que confía incesantemente en Él nunca será engañado, ni jamás verá la muerte.

Ámense los unos a los otros continuamente, porque Dios es amor sin fin, y al actuar de esta manera, Sus ángeles sabrán que están caminando en Sus sendas. Y entonces todos los ángeles vendrán delante de ti y te servirán. Y Satanás, con todos los pecados, enfermedades e impurezas, dejará tu cuerpo para siempre. Ve ahora y cuídate de pecar más; arrepiéntete de tus pecados; Bautízate, para que nazcas de nuevo y así no peques más”.

Entonces Jesús se puso de pie, pero todos los demás permanecieron sentados, porque todos sintieron el poder abrumador de Sus palabras. Y entonces la luna llena apareció entre las nubes que se rompían y envolvió a Jesús en su resplandor. Chispas brotaron de su cabello, y se paró entre ellos a la luz de la luna, como si flotara en el aire. Nadie se movió entonces, no se escuchó ninguna voz, y nadie sabía cuánto tiempo había pasado, porque el tiempo parecía haberse detenido.

Entonces Jesús extendió sus manos hacia ellos y dijo: “¡Que la paz de Dios esté con ustedes!” Y se fue mientras el aliento del viento balanceaba las hojas de los árboles.

Durante mucho tiempo, los que los rodeaban permanecieron inmóviles y luego se despertaron en silencio, uno tras otro, como después de un largo sueño. Pero nadie se habría ido, como si las palabras de Aquel que los había abandonado continuaran resonando en sus oídos. Y estaban extasiados, escuchando maravillosa música celestial.

En un momento dado, finalmente, uno de ellos, como un poco asustado, dijo: “Qué bueno es que estemos aquí”; y otro dijo: “Si tan sólo esta maravillosa noche hubiera durado para siempre”; y otros agregaron: “Si tan solo hubiera estado siempre con nosotros. Él es verdaderamente el mensajero de Dios, porque he aquí, sólo él plantó esperanza en nuestros corazones”. Y ninguno de ellos quería irse a casa y dijeron: “No quiero ir a casa, donde todo está oscuro y sin alegría. ¿Por qué ir a casa ahora, donde nadie nos ama?”

Hablaban de esta manera porque todos eran pobres, cojos, ciegos, lisiados, mendigos, vagabundos, despreciados en su miseria, mantenidos solo por piedad en hogares donde a veces encontraban refugio solo por unos pocos días. Incluso algunos que tenían un hogar y una familia dijeron: “Nos quedaremos contigo ahora”. Porque cada hombre sentía que las palabras del divino, que se había ido, habían atado la pequeña asamblea con miles de hilos invisibles. Todos sentían ahora que habían nacido de nuevo. Ahora continuaban viendo ante ellos una luna brillante, incluso cuando la luna se había escondido en las nubes, y luego flores de maravillosa belleza florecieron en los corazones de todos, que eran las flores de la alegría divina.

Y cuando los brillantes rayos del sol aparecieron sobre el borde de la tierra, todos sintieron que era el sol del reino de Dios el que venía. Con gozoso aliento, salieron al encuentro de los ángeles de Dios.

Y muchas personas enfermas e inmundas siguieron las palabras de Jesús y buscaron en las orillas de los arroyos con murmullos.

Se quitaron sus vestiduras y ayunaron, abandonaron sus cuerpos a los ángeles del aire, el agua y la luz del sol, y los ángeles de la divina Madre de la Naturaleza los abrazaron, tomando posesión de sus cuerpos por dentro y por fuera, y todos vieron que todos los males, pecados e impurezas se apartaban apresuradamente de ellos.

Y se dieron cuenta entonces de que el aliento de algunos se había vuelto tan malo como el que salía de los intestinos, y algunos tenían saliva saliendo de sus bocas, y un vómito fétido y maloliente salió de sus partes internas. Toda esta impureza fluía por sus bocas, algunas por sus narices, otras por sus ojos y oídos, y un aliento fétido y terrible salió de muchos de sus cuerpos enteros, a través de toda su piel. A través de muchas extremidades salieron grandes llagas calientes, a través de las cuales salieron las impurezas malolientes, y la orina fluyó abundantemente de sus cuerpos; y en muchos la orina se había vuelto tan espesa como la miel; La orina de los demás era casi roja o negra y casi tan dura como la arena del río. Y muchos respiraban hedor de sus intestinos, similar al aliento de los demonios. Y el mal olor se volvió tan fuerte que nadie pudo soportarlo más.

Y cuando fueron bautizados, el ángel de agua entró en sus cuerpos, y de ellos fluyeron todas las abominaciones e impurezas de sus pecados pasados, y como un torrente de montaña, una multitud de abominaciones fuertes y suaves salieron de sus cuerpos. Y el suelo donde el líquido se filtraba de ellos estaba contaminado, y el olor se hizo tan fuerte que nadie podía quedarse allí. Y los demonios dejaron sus entrañas en forma de una gran multitud de gusanos retorciéndose en el fango de su impureza interior. Se retorcieron con furia impotente después de que el ángel de agua los expulsó de las entrañas de los Hijos de los Hombres. Y entonces el poder del ángel de la luz del sol descendió sobre ellos, y perecieron allí, en sus luchas desesperadas, pisoteados por los ángeles de la luz del sol. Y todos temblaron de terror cuando vieron estas cosas terribles de Satanás, de las cuales los ángeles los habían salvado. Y humildemente agradecieron a Dios que había enviado a sus ángeles para su salvación.

Había algunos atormentados por un gran dolor, que no se apartaban de ellos; y, sin saber qué hacer, resolvieron enviar a uno de ellos a Jesús, porque anhelaban que Él estuviera con ellos. Cuando dos de ellos fueron a buscarlo, vieron a Jesús mismo acercándose a la orilla del río. Y sus corazones se llenaron de esperanza y alegría cuando escucharon su saludo: “¡Que la paz de Dios esté con ustedes!” Muchas eran las preguntas que querían hacerle, pero se sorprendieron al ver que no podían comenzar, porque nada les vino a la mente.

Entonces Jesús les dijo: “Vine porque sentí que me necesitaban”. Y ellos dijeron: “Maestro, realmente lo necesitamos. ¡Ven y líbranos de nuestros dolores!”

Y Jesús les habló en parábolas: “Ustedes son como el hijo pródigo que, durante muchos años, comió, bebió y pasó sus días en libertinaje con sus amigos. Y cada semana, sin que su padre lo supiera, se endeudaba más y más y luego lo desperdiciaba todo en unos pocos días. Los prestamistas siempre le prestaron, porque su padre tenía grandes riquezas y siempre pagaba pacientemente las deudas de su hijo. Y en vano trató el padre de reprender a su hijo con palabras amables. En vano le rogó fervientemente que cesara el libertinaje sin fin y fuera a los campos para supervisar el trabajo de sus siervos, porque nunca escuchó sus reproches. Y el hijo siempre le prometía cualquier cosa, si volvía a pagar sus viejas deudas, pero al día siguiente, de hecho, comenzaría de nuevo. Y durante siete años el hijo continuó su vida disoluta. Pero finalmente el padre perdió la paciencia y dejó de pagar las deudas de su hijo a los prestamistas. “Si sigo pagando siempre”, dijo, “no habrá fin a los pecados de mi hijo”. Entonces los prestamistas que habían sido engañados llevaron al hijo a la esclavitud, para que pudiera devolverles el dinero que había pedido prestado con su trabajo diario. Fue entonces cuando cesó el comer, beber y el libertinaje diario. Ahora, desde la mañana hasta la noche, con el sudor de su frente, regaba las llanuras, y todas sus extremidades le dolían en este trabajo extenuante, al que no estaba acostumbrado. Vivía de pan seco y no tenía nada más que sus lágrimas para mojarlo. En tres días había sufrido tanto por el calor y la fatiga que le dijo a su amo: “Ya no puedo trabajar, porque casi todo duele. ¿Cuánto tiempo más quieres atormentarme?” “Después, por el trabajo de tus manos, pagues todas mis deudas, y hayan pasado siete años, serás libre de nuevo”. Y el hijo, desesperado, respondió llorando: “Pero no puedo soportar ni siquiera siete días, ten piedad de mí, porque todas mis extremidades arden y me lastiman”. El usurero, lleno de malicia, gritó: “Ahora trabajarás fervientemente, porque recuerda cómo pudiste haber pasado tus días y noches durante siete años en libertinaje, ahora debes trabajar durante esos siete años. Sepan que no los perdonaré hasta que paguen todas sus deudas, hasta el último dracma”. Y el hijo, con las extremidades torturadas por el dolor, regresó desesperadamente a los campos para continuar su trabajo. Ya no podía ponerse de pie debido a la fatiga y el dolor, cuando llegó el séptimo día, el día de reposo, cuando nadie trabajaba en los campos. Entonces el hijo reunió el resto de sus fuerzas y caminó, tambaleándose hacia la casa de su padre, se arrojó a los pies de su padre y dijo: “Padre, perdóname por todo mi pasado, perdóname todas las penas que te he traído. Te juro que nunca más llevaré una vida disoluta y que seré tu hijo bueno y obediente en todas las cosas. Libérame, te lo ruego, de las manos de mis opresores. ¡Padre, por favor cuídame a mí y a mis miembros enfermos, y no endurezcas tu corazón hacia mí!”

Entonces las lágrimas aparecieron en los ojos de su padre. Tomó a su hijo en sus brazos y dijo: “Regocijémonos juntos, porque hoy se me ha dado gran alegría: he aquí, he encontrado a mi hijo amado, que se había perdido”. Luego lo vistió con la ropa más selecta, y todo el día se regocijaron, y a la mañana siguiente le dio a su hijo un saco de plata con el que pagaría a todos los prestamistas con los que estaba en deuda, y cuando su hijo regresó, le dijo: “Hijo mío, ves bien que es fácil que, llevar una vida disoluta, endeudarse durante siete años, pero pagarlos es muy difícil con el trabajo duro durante siete años”.

“Papá, ahora sé que también es muy difícil pagarles por siete días”. Y su padre lo reprendió, diciendo: “Solo que esta vez se te permitió pagar tus deudas en siete días en lugar de siete años, el resto fue perdonado, pero ten cuidado de que en el futuro no contraigas ninguna deuda, porque te digo con verdad que nadie más que tu padre perdona tus deudas. Porque esto es sólo porque tú eres Su hijo. Para todos los demás, habrías tenido que trabajar duro durante siete años, como está escrito en nuestras leyes”.

“Padre, de ahora en adelante te prometo que seré tu hijo amoroso y obediente y no haré más deudas, porque sé que su pago es muy pesado”.

Y fue al campo de su padre, y todos los días cuidaba el trabajo de los siervos de su padre. Y nunca puso a sus siervos a trabajar duro, porque recordaba su propio trabajo duro. Y pasaron los años, y la fortuna de su padre creció cada vez más bajo su cuidado, porque su trabajo tenía la bendición de su padre. Poco a poco, comenzó a devolverle a su padre diez veces más de lo que había desperdiciado en siete años. Y cuando el padre vio que su hijo estaba haciendo buen uso de sus siervos y de toda su riqueza, le dijo: “Hijo mío, veo que ahora mis posesiones están en buenas manos. Te dejaré todos mis rebaños, mi casa, mis tierras y tesoros. Que todo esto sea tu legado y continúe aumentándolo, para que pueda encontrar mi alegría en ti”. Cuando el hijo recibió la herencia de su padre, perdonó todas las deudas de todos sus deudores que no pudieron pagarle, porque no olvidó que sus deudas también habían sido perdonadas. Y Dios lo bendijo con una vida larga y feliz, con muchos hijos y con muchas riquezas, porque era bondadoso y amoroso con todos sus siervos y con todos sus rebaños”.

Entonces Jesús se volvió hacia los enfermos y les dijo: “Os hablo en parábolas para que entendáis mejor la palabra de Dios. Los siete años de comida, bebida y vida lujuriosa son pecados del pasado. El malvado usurero es Satanás. Las deudas son enfermedades. El trabajo duro es dolor. El hijo pródigo eres tú mismo. Pagar deudas es expulsar demonios y enfermedades y sanar tu cuerpo. El saco de plata recibido del padre es el divino poder liberador de los ángeles. El Padre es Dios. Las fortunas del padre son la tierra y el cielo. Los siervos del padre son ángeles. El campo del Padre es el mundo que se transforma en el divino Reino de los Cielos, si los Hijos del Hombre lo trabajan junto con los ángeles del divino Padre Celestial. Porque os digo que es mejor para un hijo obedecer a su padre, y velar por los siervos de su padre en el campo, que endeudarse con el malvado usurero, y trabajar y sucumbir a la esclavitud, a fin de pagar todas sus deudas. Por lo tanto, es mejor que los Hijos del Hombre obedezcan las leyes de su divino Padre Celestial y trabajen junto con Sus ángeles en Su reino, que llegar a ser deudores de Satanás, el rey de la muerte, de todos los pecados y todas las enfermedades, para que puedan sufrir mucho dolor y sufrir mucho hasta que paguen todos sus pecados. De cierto os digo grandes y muchos son vuestros pecados, porque muchos años os habéis sometido a los encantos de Satanás, habéis sido codiciosos, borrachos y lujuriosos, y por eso vuestras deudas pasadas se han multiplicado. Y ahora tienes que pagarles y el pago es muy duro. Por lo tanto, no seas ya impaciente, después del tercer día, como el hijo pródigo, sino espera paciente y humildemente el séptimo día, que es santificado por Dios, y luego ve con corazón humilde y obediente ante el divino Padre Celestial, para que Él, en Su inmensa compasión, te perdone todos tus pecados y todas tus deudas pasadas. El Padre Celestial los ama infinitamente, porque he aquí, ahora les permite pagar siete años de deudas en solo siete días. A aquellos que deben los pecados y enfermedades de siete años, pero pagan honestamente y persisten hasta el séptimo día, nuestro divino Padre Celestial perdonará todas las deudas de los siete años”.

“¿Pero qué pasa si pecamos siete veces siete años?” – preguntó un hombre enfermo, que sufrió terriblemente.

“Incluso en este caso, el Padre Celestial perdona todas sus deudas en siete veces siete días”.

“Bienaventurados los que persisten hasta el fin, porque los demonios de Satanás escriben todas tus malas obras en un libro, en el libro de tu cuerpo y alma. De cierto les digo que no hay acto pecaminoso que no esté escrito desde el principio del mundo en el libro ante el divino Padre Celestial. Si por astucia puedes escapar de las leyes hechas por los reyes, por las leyes de Dios ninguno de los Hijos del Hombre puede escapar jamás. Y cuando vengas ante Dios, los demonios de Satanás darán testimonio contra ti con tus malas obras, y Dios verá todos tus pecados en el libro de tu cuerpo, alma y mente, y será triste en Su corazón, pero si, antes, te arrepientes de tus pecados, y a través del ayuno, la aspiración y la oración, siempre buscas a los ángeles de Dios, luego, con cada día que continúas ayunando y orando, los ángeles de Dios borran una por una de tus deudas malvadas del libro de tu cuerpo, alma y mente. Y cuando, finalmente, la última página también es borrada y limpiada de todos tus pecados, entonces puedes estar feliz delante de Dios y Dios se regocija en su corazón y perdona todos tus pecados. Entonces te libera de las garras de Satanás y de todo sufrimiento; Él te lleva a Su casa y manda que todos en Sus ancianos te sirvan y fortalezcan. Larga y feliz vida Él te da y después de eso nunca volverás a ver la enfermedad. Y si, a partir de ese momento, en lugar de pecar, pasas todos tus días haciendo buenas obras, entonces los ángeles de Dios escribirán todas tus buenas obras en el libro de tu cuerpo, alma y mente. De cierto os digo que ninguna buena obra queda sin escribir en el Libro que está delante de Dios, incluso desde el principio del mundo. De tus reyes y gobernadores a menudo puedes esperar recompensa en vano, pero todas tus buenas obras siempre recibirán su recompensa proporcionalmente de Dios, especialmente cuando estás en gran necesidad.

Y cuando vengas ante Dios, Sus ángeles darán testimonio de todas tus buenas obras. Y entonces Dios ve sus buenas obras escritas en sus cuerpos, almas y mentes, y se regocija grandemente en Su corazón. Él bendice tu cuerpo, alma, mente y todas tus obras y te da Su reino terrenal y celestial como herencia, para que puedas tener vida eterna y felicidad eterna. Bienaventurado el que puede entrar en el Reino de Dios, porque nunca volverá a ver la muerte”.

Un gran silencio cayó después de Sus palabras. Aquellos que estaban desanimados sacaron nuevas fuerzas de Sus palabras y continuaron ayunando y orando. Y el que habló primero dijo: “Persistiré ahora hasta el séptimo día”. Y el segundo también dijo: “Y también insistiré en ayunar siete veces siete días”.

Jesús les respondió: “Bienaventurados los que persisten hasta el fin, porque ellos serán salvos”.

Entre ellos había muchos enfermos, atormentados por un gran dolor, y que apenas se arrastraban a los pies de Jesús, porque ya no podían caminar sobre sus pies. Dijeron: “Maestro, estamos atormentados por el dolor: dinos qué hacer”. Y le mostraron a Jesús los pies donde los huesos estaban retorcidos y anudados, y dijeron: “Ni el ángel del aire, ni el ángel del agua, ni el ángel de la luz del sol echaron fuera nuestras penas, aunque fuimos bautizados y ayunamos y oramos, y seguimos Tus palabras completamente”.

“De verdad te digo, tus huesos serán sanados. No te desanimes, sino busca sanar al sanador de huesos, el ángel de la tierra, porque de allí fueron tomados tus huesos y al final volverán”.

Y mostró el lugar con tierra arcillosa a la orilla del río que el flujo de agua y el calor del sol se habían suavizado.

“Sumerge tus pies en barro, para que el abrazo del ángel de la tierra expulse de tus huesos toda impureza y toda enfermedad. Y verás a Satanás y todos tus dolores volando a través del abrazo del ángel de la tierra. Y los nudos de tus huesos desaparecerán, y se fortalecerán, y entonces todos tus dolores desaparecerán”.

Los enfermos siguieron sus palabras, porque sabían y creían firmemente que serían sanados.

Y había personas enfermas que sufrían mucho de dolor, y sin embargo continuaron ayunando, y su fuerza interior se desperdició y un gran calor los atormentó. Y cuando se levantaron de sus camas para ir a Jesús, sus cabezas comenzaron a girar como si sintieran una ráfaga de viento, y cada vez que trataban de mantenerse de pie, caían de nuevo al suelo.

Entonces Jesús se acercó a ellos y les dijo: “Sufrís porque Satanás y sus enfermedades atormentan vuestros cuerpos, pero no tengáis miedo, porque pronto cesará su poder sobre vosotros. Porque Satanás es como un vecino enojado que entró en la casa de su vecino mientras él estaba fuera, queriendo sacar sus cosas de la casa. Pero alguien le dijo que su enemigo estaba devastando su casa, y luego corrió a casa. Y cuando el vecino malvado, recogiendo las cosas que lo tentaban, vio desde lejos al dueño de la casa regresar apresuradamente, se enojó mucho porque no podía robar todas esas cosas, y se dedicó a romper y estropear todo lo que había allí, tratando de destruir todo. Calculó maliciosamente que si esas cosas no podían ser suyas, entonces tampoco el otro, que era el maestro, debería tener más parte. Pero inmediatamente entró el dueño de la casa, y antes de que el vecino malvado cumpliera su propósito destructivo, lo tomó y lo echó de la casa. En verdad os digo que así es como Satanás entró en vuestros cuerpos, que son la morada de Dios, y tomó en su poder todo lo que quería robar: vuestro aliento, vuestra sangre, vuestros huesos, vuestra carne, vuestras entrañas, vuestros ojos y vuestros oídos. Pero a través del ayuno, la aspiración y la oración, llamaste al maestro de tu cuerpo y a sus ángeles. Ahora Satanás ve que el verdadero amo de la carne está regresando, y que este es el fin de su poder. Por lo tanto, en su rabia, reúne su última fuerza una vez más, para poder destruir sus cuerpos antes de que venga el maestro. Es por eso que Satanás te está atormentando ahora, finalmente, tan terriblemente, porque él ya siente que su fin ha llegado. Por lo tanto, es bueno no dejar que sus corazones tiemblen, porque pronto los ángeles de Dios aparecerán para ocupar sus moradas nuevamente y santificarlos con su poder nuevamente como templos de Dios. Y entonces agarrarán a Satanás y lo echarán de sus cuerpos, con todas sus enfermedades y toda su inmundicia. Y entonces serás feliz, porque recibirás la recompensa de tu firmeza y esperanza, y nunca volverás a ver la enfermedad”. Había uno entre los enfermos que estaba más atormentado por Satanás que todos los demás, y su cuerpo era casi como un esqueleto, y su piel era amarilla como una hoja caída en otoño. Ya estaba tan débil que ni siquiera podía arrastrarse en sus manos hacia Jesús, y solo le gritó desde lejos: “Maestro, ten piedad de mí, porque ningún hombre ha sufrido desde el principio del mundo como yo sufro ahora. Sé que eres verdaderamente el mensajero de Dios, y también sé que si quieres, puedes echar a Satanás de mi cuerpo en un instante. ¿No obedecen los ángeles de Dios al mensajero de Dios? ¡Ven, Maestro, y echa a Satanás de mi cuerpo ahora, porque lo siento aullar con furia dentro de mí, y terrible es mi tormento, que parece no tener fin!”

Y Jesús respondió: “Satanás te atormenta tanto porque has ayunado durante muchos días, y está muy enojado porque ya no estás pagando su tributo; Ya no lo alimentas con todas las abominaciones con las que hasta ahora has profanado el templo de tu alma. Atormentas a Satanás que está en ti con hambre, y así, él, en su ira, te atormenta a tu vez. No temas, porque te digo que Satanás eventualmente será destruido antes de que tu cuerpo sea destruido; porque mientras ayunas y oras, los ángeles de Dios ahora están defendiendo tu cuerpo, para que el poder de Satanás no pueda destruirte. Y los espíritus de Satanás son impotentes ante los ángeles de Dios”.

Entonces todos vinieron a Jesús y le suplicaron, diciendo: “Maestro, ten piedad de él, porque él sufre más que todos nosotros, y si no expulsas a Satanás de él lo más rápido posible, tememos que no viva hasta mañana”.

Y Jesús les respondió: “Grande es vuestra fe. Hágase todo según vuestra fe, y pronto veréis, cara a cara, el rostro temeroso de Satanás expulsado por el poder del divino Hijo del Hombre. Porque expulsaré de él al poderoso Satanás por el poder infinito de Dios. Porque el Espíritu santo y todopoderoso de Dios hace incluso al más débil, muy fuerte. Satanás no perdonará nada, y he aquí, en el caso de los pecados, debes pagarle todo: ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, vida por vida, muerte por muerte. Porque tarde o temprano, la paga del pecado es sufrimiento y muerte. Por eso os digo: nunca matéis ni comáis carne de animales inocentes, no sea que os convirtáis en esclavos de Satanás. Porque este es el camino del sufrimiento y la enfermedad que conduce a la muerte. Haz siempre la voluntad de Dios, para que sus ángeles te sirvan y fortalezcan siempre en el camino de la vida. Escuchad, pues, las palabras de Dios: “He aquí, os he dado para alimentaros de toda hierba que da semilla y está sobre la faz de la tierra, y de todo árbol en el que está el fruto que da la semilla; Que esta sea siempre la carne para ti. Y a toda bestia de la tierra, y a toda ave del cielo, y a todos los que se arrastran sobre la tierra, dondequiera que esté el aliento de vida, te doy cada brizna de hierba verde como alimento, y a ti te doy su leche. Pero la carne y la sangre que le dan vida, no las coman. Porque ciertamente siempre les pediré que regresen del poder de tu sangre; Exigiré la devolución de todos los animales asesinados y las almas de todas las personas asesinadas. Porque yo, el Señor Dios, soy el único Dios, todopoderoso y justo, que castiga las iniquidades de los que me aborrecen, y tengo misericordia de los que me aman y guardan mis mandamientos.”

El primer y más importante mandamiento es: “Amad al Señor Dios con todo vuestro corazón y alma, con todas vuestras fuerzas”. La segunda es esta: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Sabed que no hay mandamiento más grande que estos”.

Después de estas palabras, todos permanecieron en silencio, excepto uno, que dijo: “¿Qué haré, Maestro, si veo a una bestia salvaje matando a mi hermano en el bosque? ¿Dejaré que mi hermano perezca o mate a la bestia? ¿No estoy violando la ley de esta manera?”

Y Jesús respondió: “Se ha dicho desde la antigüedad: ‘Todas las bestias que se mueven sobre la tierra, todos los peces en el mar y todas las aves del cielo son dadas en tu poder’. Les estoy diciendo verdaderamente, de todos los seres que viven en la tierra, Dios creó sólo al hombre a Su imagen y semejanza. Por lo tanto, los animales son para el hombre y no el hombre para los animales. Por lo tanto, es bueno saber que no estás violando la ley si matas a la bestia salvaje para salvar la vida de tu hermano. Porque el hombre significa más que el animal. Pero el que mata a un animal sin ninguna razón, sin que el animal lo ataque, actuando así solo por el placer de matarlo, o por su carne, por su piel o por sus colmillos, hace una mala acción, y él mismo se convierte en una bestia salvaje. Por lo tanto, el fin de las bestias de las bestias a través de él también significa su fin como hombre” (animalización, brutalización).

Entonces otro dijo: “Moisés, el anciano de Israel, permitió que nuestros antepasados comieran la carne de animales limpios y prohibió a los hombres la carne de animales inmundos. Entonces, ¿por qué prohibiste la carne de todos los animales? ¿Qué ley realmente viene de Dios: la de Moisés o la tuya?”

Entonces Jesús respondió: “Dios dio a través de Moisés diez mandamientos a tus antepasados. Estos mandamientos son difíciles, dijeron sus antepasados, y no podían obedecerlos. Cuando Moisés vio esto, se apiadó de su pueblo y no quiso que pereciera. Y luego les dio diez veces diez mandamientos menos difíciles, para que los siguieran. Realmente les estoy diciendo que si sus antepasados hubieran tenido el poder de seguir los diez mandamientos de Dios, Moisés no habría necesitado esos diez veces diez mandamientos. Porque aquel cuyos pies son tan fuertes como el monte de Sión no necesita muletas; Pero aquel cuyas piernas tiemblan, avanza primero con muletas, y sólo después sin ellas. Y Moisés le dijo a Dios: “Mi corazón está lleno de tristeza, porque mi pueblo se perderá. Porque no tienen conocimiento y no pueden entender Tus poros. Son como niños pequeños que no pueden entender las palabras de su padre. Permíteme, Señor, darles otras leyes, para que no perezcan. Si no pueden estar contigo, Señor, no dejes que estén contra ti, para que puedan vivir, y cuando llegue el momento y estén maduros para tus leyes, reveladles tus leyes”. Por lo tanto, Moisés rompió las dos tablas de piedra en las que estaban escritos los Diez Mandamientos y las dio diez veces diez en su lugar. Y de estos diez veces diez, los escribas y fariseos hicieron diez mandamientos cien veces. Y han puesto cargas insoportables sobre vuestros hombros que ellos mismos no llevan. Porque cuanto más cerca están los mandamientos de Dios, menos necesitamos; y cuanto más lejos están de Dios, más mandamientos necesitamos. Por lo tanto, las leyes de los fariseos y escribas son innumerables; las leyes del Hijo del Hombre son siete; de ángeles son tres y de Dios uno.

Por lo tanto, les enseñaré sólo aquellas leyes que puedan entender, para que puedan llegar a ser hombres y seguir las siete leyes del Hijo del Hombre. Entonces los ángeles también te revelarán sus leyes, para que el Espíritu Santo de Dios descienda sobre ti y te guíe a Su ley”.

Todos se asombraron de Su sabiduría y le preguntaron: “Adelante, Maestro, y enséñanos todas las leyes que podamos recibir”.

Jesús siguió: “Dios mandó a tus antepasados: ‘¡No matarás!’ Pero sus corazones se endurecieron y mataron. Entonces Moisés quería al menos no matar a la gente y les permitió matar animales. Y luego los corazones de sus antepasados se endurecieron aún más, y mataron a personas y animales por igual. Pero te digo que no mates personas, animales o incluso comida que se meta en tu boca. Si comes comida viva, eso te animará, pero si matas comida, entonces la comida muerta también te matará. Porque la vida viene sólo de la vida, y de la muerte viene sólo la muerte. Todo lo que mata tu comida, mata tus cuerpos. Y todo lo que mata sus cuerpos, también mata sus almas. Y sus cuerpos se convierten en lo que es su alimento, así como sus almas se convierten en lo que son sus pensamientos. Por lo tanto, es muy bueno no comer ningún alimento que el fuego, el frío o el agua hayan destruido. Porque los alimentos quemados, congelados o podridos siempre quemarán, congelarán y pudrirán sus cuerpos de manera similar. No seas como el estúpido granjero que sembró semillas maduras, congeladas y podridas en su campo. Y cuando llegó el otoño, su campo por sí solo no dio ningún fruto. Y grande fue su sufrimiento. Pero sé como el agricultor que sembró semilla viva en su campo, y cuyo campo produjo espigas vivas de trigo, volviéndolas cien veces más que las semillas que había sembrado. Porque de cierto os lo digo, porque debéis vivir sólo por el fuego de la vida, y no preparar vuestra comida por medio del fuego de la muerte, que mata completamente vuestra comida, vuestros cuerpos, y también sus almas y vuestras mentes.”

“Maestro, ¿dónde está el fuego de la vida?” – preguntaron algunos de ellos.

“En ustedes, en su sangre y en sus cuerpos”.

“¿Y el fuego de la muerte?” – preguntaron otros.

“Es el fuego que arde fuera de tu cuerpo, que es más caliente que tu sangre. Con este fuego de muerte, todos ustedes cocinan su comida en sus hogares y campos. De cierto os digo que este es siempre el fuego que destruye vuestro alimento y vuestros cuerpos, así como el fuego de la maldad y la perversidad contamina vuestros pensamientos y endurece vuestras almas. Porque tu cuerpo es exactamente lo que comes, y tu alma se convierte, al final, exactamente en lo que piensas. Por lo tanto, es bueno no comer nada que un fuego mayor que el fuego de la vida haya destruido ese alimento. Por lo tanto, acostúmbrate y come todos los buenos frutos de los árboles, y todas las hierbas nutritivas del campo, y toda la leche de los animales que es buena para comer. Porque todo esto es alimentado y horneado sólo por el fuego de la vida, y todo es el regalo de los ángeles de nuestra divina Madre Naturaleza. No comáis nada que el fuego de la muerte dé sabor a la comida, porque eso es cosa de Satanás”.

“¿Cómo podemos hornear nuestro pan de cada día sin fuego, Maestro?” – preguntaron algunos con una sola voz, con gran asombro.

“Deja que los ángeles de Dios te ayuden a preparar tu pan. Humedece tu trigo para que el ángel de agua pueda entrar en él. Luego colócalo en el aire para que el ángel del aire también pueda abrazarlo. Y déjalo desde la mañana hasta la noche bajo el sol, para que el ángel del sol descienda sobre él. Y las bendiciones de los tres ángeles pronto harán brotar la semilla oculta de la vida en tu trigo. Luego aplasta tu grano y haz una masa delgada, como lo hicieron tus antepasados cuando salieron de Egipto, la tierra de la esclavitud. Luego colócalos a la luz del sol desde el amanecer, y cuando el sol esté al mediodía, vuélvelos al otro lado, para que allí también puedan ser abrazados por el ángel del sol, y déjalos así hasta la puesta del sol, porque así como los ángeles del agua, el aire y la luz del sol nutren y maduran el trigo en el campo, así deben preparar tu pan para ti. Y el mismo sol que, con el fuego de la vida, hizo crecer y madurar el trigo, ahora debe hornear tu pan con el mismo fuego. Porque sólo el fuego del sol da vida al trigo, al pan e incluso al cuerpo. Y los ángeles vivientes del Dios viviente sólo sirven a las personas vivas. Porque Dios es el Dios de todo lo que vive y nunca el Dios de lo que está muerto.

Así que siempre coma de la mesa de Dios: los buenos frutos de los árboles, los granos comestibles y las hierbas maravillosas del campo, la leche de los animales y la miel de las abejas. Todo lo que no es esto viene de Satanás y te lleva muy rápidamente por el camino del pecado, la enfermedad y la muerte prematura. Sólo la comida que comes de la abundante mesa de Dios da fuerza, salud y juventud a tu cuerpo y alma, y si sigues estos consejos, nunca volverás a ver la enfermedad. Sólo la mesa de Dios alimentó a Matusalén de antaño, y si todos ustedes viven como él, sepan que al igual que él, terminarán. Porque el Dios de los vivos es infinitamente más rico que todas las riquezas de la tierra, y Su mesa abundante es más rica que la mesa de banquete más rica de cualquier hombre rico en la tierra. Por lo tanto, come toda tu vida en la mesa de la divina Madre de la Naturaleza y nunca tendrás malos deseos. Y cuando comes en Su mesa, comes todas las cosas exactamente como se encontraron en la mesa de la divina Madre de la Naturaleza. No cocine ni mezcle todas las cosas entre sí, no sea que sus entrañas se conviertan en barro humeante. Porque, de cierto, os digo, esto es una abominación a los ojos del Señor.

No seas como el siervo codicioso que, siempre en la mesa de su amo, comía incluso las porciones de los demás, y que devoraba todo él mismo, y los mezclaba todos juntos en su codicia. Y al ver esto, su maestro se enojó con él y lo alejó de la mesa. Y cuando todos terminaron su comida, mezcló todo lo que quedaba sobre la mesa y llamó al sirviente codicioso, diciendo: “Toma y come todo esto con los cerdos, porque tu lugar está con ellos y no en mi mesa”.

Tengan cuidado y no contaminen con toda clase de abominaciones el templo de sus cuerpos. Conténtate con dos o tres platos, que siempre encontrarás en la mesa de la divina Madre Naturaleza. Y no quieres devorar toda la comida que ves a tu alrededor. Si mezclas demasiado todo tipo de alimentos en tu cuerpo, entonces la paz de tu cuerpo cesará y una guerra interminable estallará dentro de ti, y pronto tu cuerpo será borrado de la faz de la tierra, al igual que las familias y reinos divididos trabajan para destruirlos. Tu Dios es el Dios de amor y paz, y Él nunca ayuda a la división. Por lo tanto, nunca levantes la ira de Dios contra ti, no sea que Él te aleje de Su mesa y te obligue a ir a la mesa de Satanás, donde el fuego del pecado y la muerte destruirá tu cuerpo, alma y mente.

Y cuando coma, siempre tenga cuidado de nunca comer hasta que esté completamente lleno. Huid de las tentaciones de Satanás y escuchad la voz de los ángeles de Dios. Porque Satanás y su poder te tientan a comer a menudo, más y más. Busca vivir por las energías del espíritu y resiste firmemente los malos deseos del cuerpo. Su ayuno solo con agua siempre es agradable a los ojos de los ángeles de Dios. Tome nota de cuánto ha comido cuando está lleno, y trate de comer siempre un tercio menos.

Haga que el peso de su comida diaria cuando no esté débil no sea menos de un puñado [antigua medida de peso = 700 g], pero tenga cuidado de que no sea más de dos manos. Entonces los ángeles de Dios siempre te servirán, y nunca caerás en la esclavitud de Satanás y sus enfermedades, que a veces te hacen engordar. No perturbes la obra de los ángeles en tu cuerpo comiendo con frecuencia. Porque de cierto os digo que el que come más de dos veces al día está haciendo la obra de Satanás en él. Los ángeles de Dios también abandonan su cuerpo, y pronto Satanás tomará posesión de él. Coma solo cuando salga el sol al mediodía y una segunda vez, nuevamente, cuando el sol esté al atardecer. Al observar esta exhortación, nunca verás la enfermedad, porque esto es agradable a los ojos del Señor. Y si quieres que los ángeles de Dios se regocijen en tu cuerpo y Satanás te pase por alto, entonces siéntate solo una vez al día en la mesa de Dios. Y entonces tus días serán largos y felices en esta tierra. Siempre come cuando la mesa de Dios esté servida delante de ti, y siempre come de lo que está en la mesa de Dios. Porque Dios sabe bien lo que tu cuerpo necesita y cuándo más lo necesita.

Desde el comienzo de Jiar comer cebada; desde el mes de Siván come trigo, el más perfecto de todos los pastos que producen semillas. Y que vuestro pan de cada día sea hecho de trigo, para que el Señor cuide de vuestros cuerpos. A partir del mes de Tamuz, come uvas para que tu cuerpo pueda perder peso si está demasiado gordo, y también para que Satanás pueda dejarlo. En el mes de Elul, recoge las uvas para que su jugo pueda servirte como bebida. En el mes de Marchesvan, recoged uvas dulces, endulzadas y secadas por el ángel de la luz del sol, para que vuestros cuerpos crezcan, para que los ángeles del Señor puedan morar en ellos. Coma higos llenos de jugo durante los meses de Ab y Shebat y lo que quede, deje que el ángel de la luz del sol se los guarde. Cómelos con carne de almendra durante todos los meses en que los árboles no tienen fruto. Y come las maravillosas hierbas (comestibles) que vienen después de la lluvia en el mes de Tebet, para que tu sangre pueda ser limpiada de todos tus pecados. Y en el mismo mes comienzad a beber también la leche de vuestros animales, por esta razón el Señor ha dado las hierbas del campo a todos los animales que dan leche, para que alimenten al hombre con su leche. Bienaventurados los que comen sólo en la mesa de Dios y evitan todas las abominaciones de Satanás. No comas alimentos inmundos traídos de tierras lejanas, sino siempre come lo que crece y ha madurado en tus árboles. Porque Dios sabe bien lo que es necesario que comas y dónde y cuándo hacerlo. Y da comida a todos los pueblos de todos los reinos, lo cual es mejor para todos.

No comáis como comen los paganos que se atiborran apresuradamente, profanando sus cuerpos con toda clase de abominaciones. Deja que el poder de los ángeles de Dios entre en ti con el alimento vivo que el Señor te da de Su mesa real. Cuando comes, tienes el ángel del aire encima de ti y debajo de ti el ángel del agua. Respira profunda y lentamente en todas tus comidas para que el ángel del aire pueda bendecir tus comidas. Mastique bien los alimentos con los dientes para que se conviertan en agua y que el ángel del agua los convierta en sangre en su cuerpo. Y come despacio, como si fuera una oración que haces al Señor. El poder de Dios entra en ti si comes de esta manera en la mesa. Pero Satanás convierte en un barro humeante el cuerpo de alguien sobre quien los ángeles del aire y el agua no descienden durante la comida. Y el Señor ya no le permite estar a su mesa. Porque la mesa del Señor es un altar y el que come en la mesa del Señor está en un templo. De cierto os digo que el cuerpo de los divinos Hijos del Hombre se transforma en templo, y sus entrañas en altar, si obedecen los mandamientos de Dios. Por lo tanto, no te sientes en el altar del Señor cuando tu mente está turbada, y no pienses en nadie con ira cuando estés en el templo de Dios. Y entra en el santuario del Señor sólo cuando sientas dentro de ti la llamada de Sus ángeles, porque todo lo que comes en tristeza o ira o sin deseo se convierte en veneno en tu cuerpo. Porque el aliento de Satanás contamina todos estos alimentos. Pon tus sacrificios gozosamente en el altar de tu cuerpo y deja que todos los malos pensamientos salgan de ti cuando recibas el poder de Dios de Su mesa en tu cuerpo. Y nunca te sientes a la mesa de Dios hasta que Él te llame poderosamente a través del ángel del apetito.

Regocíjense, pues, siempre con los ángeles de Dios en su mesa real, porque esto agrada al corazón del Señor. Y tu vida será larga y feliz entonces en esta tierra, y el siervo más precioso del Señor te servirá todos tus días: el ángel de la alegría y la alegría.

No olvides que cada séptimo día es santo y dedicado a Dios. Durante seis días nutre tu cuerpo con los dones de la Naturaleza, pero en el séptimo día santifica tu cuerpo a tu divino Padre Celestial. Y en el séptimo día no comes comida terrenal, sino que vives solo por las palabras y pensamientos de Dios. Y estar con los ángeles del Señor todo el día en el reino del Padre Celestial. En este séptimo día, deja que los ángeles de Dios construyan el divino Reino de los Cielos en tu cuerpo, así como tú trabajas seis días en el Reino de la divina Madre de la Naturaleza. Durante el séptimo día, no dejes que perturbe la obra de los ángeles en tu cuerpo, sino bebe solo agua pura, y Dios te dará una vida larga y feliz en la tierra y terminarás con una larga vida en el Reino de los Cielos. Porque de verdad te digo, si ya no tienes ninguna enfermedad en la tierra, vivirás eternamente y muy felizmente en el Reino de los Cielos.

Si eres bueno, Dios te enviará cada mañana al ángel del sol para despertarte del sueño. Por lo tanto, escuchen los llamados de su divino Padre Celestial y no se duerman y perezosos en sus camas, porque los ángeles del aire y del agua ya los están esperando afuera. Trabaja todo el día con los ángeles de la divina Madre de la Naturaleza para que puedas llegar a conocerlos a ellos y a sus labores más y mejor. Cuando el sol se haya puesto y tu Padre Celestial te envíe Su ángel más precioso, duerme, descansa y quédate con el ángel del sueño toda la noche. Y entonces tu divino Padre Celestial te enviará Sus ángeles desconocidos, para que secretamente te instruyan y estén contigo toda la noche. Y los ángeles desconocidos de tu divino Padre Celestial te enseñarán muchas cosas siguiéndote a los mundos ocultos e instruyéndote sobre el Reino de Dios, así como los ángeles de la divina Madre de la Naturaleza que conoces te enseñan acerca de las cosas de Su Reino. De cierto os digo que viviendo así, seréis huéspedes del Reino de Dios todas las noches. Y cuando te despiertes a la mañana siguiente, sentirás dentro de ti el gran y bueno poder de los ángeles desconocidos. Tu divino Padre Celestial te los enviará todas las noches para que puedan edificar tu espíritu, así como la divina Madre de la Naturaleza te envía Sus ángeles para que puedan construir, fortalecer y regenerar tu cuerpo. Si durante el día la divina Madre de la Naturaleza te abraza en Sus brazos, y por la noche tu divino Padre Celestial envía Su beso sobre ti, entonces los Hijos de los Hombres se convertirán en los Hijos de Dios.”

Entonces Jesús ordeñaba la ubre de las ovejas que pastaban hierba. Y puso la leche en la arena calentada por el sol, diciendo: “He aquí, el poder del ángel de agua ha entrado en esta leche, y ahora el poder del ángel de la luz solar también entrará en ella”.

Entonces la leche se calentó por el poder de los rayos del sol.

“Y ahora en esta leche los ángeles del agua y de la luz del sol se hermanarán con el ángel del aire”.

Y el vapor de la leche caliente comenzó a elevarse lentamente en el aire.

“Ven y respira el poder del ángel del agua, la luz del sol y el aire, para que entren en tu cuerpo y echen a Satanás de ti”.

Y el hombre enfermo a quien Satanás atormentó terriblemente respiró hondo de vapor blanco.

“En un instante, Satanás abandonará tu cuerpo, porque ha estado hambriento durante tres días, porque no encuentra comida en ti. Ahora saldrá de ti para saciar su hambre a través de leche caliente y humeante, porque esta es su comida favorita. Ahora olerá el olor y ya no podrá resistir el hambre, que lo ha estado atormentando durante tres días. Pero el divino Hijo del Hombre destruirá su cuerpo, para que de ahora en adelante no atormente a nadie”.

Entonces el cuerpo enfermo estaba como atrapado por la malaria y comenzó a forzarse, como si quisiera vomitar y no pudiera, y comenzó a respirar jadeante, como si su aliento estuviera perdido. Y se desmayó en el regazo de Jesús.

“Ahora Satanás está dejando su carne. ¡Míralo!” Y Jesús señaló la boca abierta del enfermo.

Y todos vieron con asombro y horror cómo Satanás emergió de su boca en la forma de un gusano largo y aterrador que se dirigía directamente a la leche humeante. Entonces Jesús tomó dos piedras afiladas y aplastó la cabeza de Satanás y sacó de los enfermos todo el cuerpo del monstruo, que era casi tan largo como el hombre. Cuando el terrible gusano salió de la garganta del enfermo, de repente recuperó el aliento y luego todo el dolor cesó. Los demás miraron el cuerpo aterrorizado de Satanás con horror.

“¿Ves qué horrible criatura has llevado y alimentado en tu cuerpo durante tantos años? Lo saqué de ti y lo maté para que nunca más te atormentara. Gracias a Dios que Sus ángeles te han liberado y no buscan pecar más, no sea que Satanás regrese a ti otra vez. Haz de tu cuerpo, de ahora en adelante, un templo dado a tu Dios”.

Y todos estaban asombrados de Sus palabras y Su poder. Y ellos dijeron: “Maestro, Tú eres verdaderamente el mensajero de Dios y conoces todos los misterios”.

“Y vosotros”, respondió Jesús, “debéis ser los verdaderos Hijos de Dios, para que también vosotros podáis participar de su poder y conocimiento de todos los misterios. Porque la sabiduría y el poder divinos sólo pueden venir del amor de Dios. Amad, pues, al divino Padre Celestial y a la divina Madre de la Naturaleza con todo vuestro corazón y fuerzas. Sírvelos desinteresadamente, para que Sus ángeles siempre te sirvan. Entregue todas sus obras a Dios y nunca alimente a Satanás a través de sus malas obras, porque la paga del pecado es enfermedad y muerte prematura. En Dios está la recompensa de la bondad, su felicidad, su amor, que de hecho es el pleno conocimiento y el poder de la vida eterna”.

Y todos se arrodillaron para dar gracias a Dios por su amor.

Y Jesús se fue diciendo: “Volveré a todos los que persisten en oración y ayuno hasta el séptimo día. ¡Que la paz de Dios esté con ustedes!”

Y el hombre enfermo de quien Jesús había echado a Satanás se levantó, porque ahora el poder de la vida había vuelto a él. Respiró hondo y sus ojos se aclararon, porque todo el dolor había perecido. Y ella se arrojó al suelo donde Jesús había estado, besó la huella de sus pies y lloró. […]

Y en la pradera de un río, muchos enfermos ayunaron y oraron a los ángeles de Dios durante siete días y siete noches, y grande fue su recompensa, porque siguieron las palabras de Jesús completamente. Y al final del séptimo día, para muchos, todos sus dolores los abandonaron. Y cuando el sol salió sobre el borde de la tierra, vieron a Jesús venir a ellos desde la montaña, con el resplandor del sol elevándose sobre su cabeza.

“¡Que la paz de Dios esté contigo!”

Y algunos de los que estaban presentes no dijeron una palabra, sino que sólo se arrojaron delante de Él y tocaron, con asombro, la costura de Sus vestiduras, como signo de respeto y gratitud por su curación.

“No me des gracias a mí, sino a tu Madre divina, que te envió sus ángeles sanadores. Vete ahora y no peques más, para que nunca vuelvas a ver la enfermedad. Y de ahora en adelante deja que los ángeles sanadores se conviertan en tus guardianes”.

Ellos le preguntaron: “¿A dónde iremos, Maestro, porque contigo están las palabras de vida eterna? Dinos, ¿qué pecados debemos evitar, para que nunca volvamos a ver la enfermedad?”

Jesús respondió: “¡Todas las cosas se hagan conforme a tu fe!” Y se sentó entre ellos, diciendo: “Se ha dicho desde la antigüedad: ‘Honra a tu divino Padre Celestial y divina Madre de la Naturaleza, y guarda Sus mandamientos, para que tus días sean muchos y felices en esta tierra’. E inmediatamente después de esto, se dio el mandamiento: “No matarás”, porque Dios da la vida a todos, y lo que Dios ha dado, el hombre no debe tomarlo. Porque de cierto les digo que de una Madre divina viene todo lo que vive en la tierra. Por lo tanto, el que mata, mata a su hermano. Y de él, la divina Madre de la Naturaleza vuelve su rostro y le arrancará sus pechos vivificantes. Y entonces será pasado por alto por Sus ángeles y sólo Satanás morará en su cuerpo. Y la carne de los nimales muertos con los que se alimentará y alcanzará su cuerpo eventualmente se convertirá en su propia tumba, porque el que mata finalmente se mata a sí mismo, y el que come la carne de animales muertos en realidad come del cuerpo de la muerte. En su sangre, cada gota de su sangre se convierte en veneno; en su aliento su aliento se convierte en sudor; en su carne su carne se convierte en forúnculos; en sus huesos, sus huesos se convierten en piedra; en sus entrañas sus entrañas se convierten en debilidad; En sus ojos, sus ojos se convierten en escamas, en sus oídos, sus oídos se convierten en fugas de cera. Y su muerte eventualmente se convertirá en su enfermedad, sufrimiento y muerte. A disposición de su divino Padre Celestial están sus pecados acumulados durante esos siete años, los cuales pueden ser perdonados en siete días de ayuno.

Resistan, especialmente a través de buenas obras y pensamientos, día y noche, las tentaciones de Satanás. No te quedes despierto por la noche, ni duermas durante el día, no sea que los ángeles de Dios se aparten de ti.

Y no te complacas, ni en la bebida (alcohol) ni en ningún humo de Satanás (tabaco), porque todas las bebidas y humos de Satanás son grandes abominaciones a los ojos de tu Dios.

No seas ramera ni de noche ni de día. La ramera es como un árbol cuya savia emerge prematura y apresuradamente de su tronco. Y debido al marchitamiento, este árbol se marchitará antes de tiempo, ni dará fruto. Por lo tanto, nunca seas rameras, no sea que Satanás marchite tu carne a causa del agotamiento, y que el Señor no haga estéril tu simiente por la disminución.

Evita todo lo que sea demasiado caliente o demasiado frío, porque es la voluntad de tu divina Madre de la Naturaleza que ni el calor ni el frío dañen tu cuerpo. Y no dejes que tus cuerpos se calienten o enfríen más que cuando los ángeles de Dios los calientan o enfrían. Y si obedeces los mandamientos de la Madre divina, entonces cada vez que tu cuerpo se caliente demasiado, Ella te enviará el ángel de la fríg, y cada vez que tu cuerpo se enfríe demasiado, enviará al ángel de calor para calentarte nuevamente.

Seguid el ejemplo de todos los ángeles del Padre y de la Madre, que trabajan día y noche, sin cesar, en los misteriosos Reinos de los Cielos y de la Tierra. Así recibiréis dentro de vosotros los ángeles más poderosos de Dios, los ángeles de la acción benéfica, y junto con ellos trabajaréis todos en el Reino de Dios. Sigue las parábolas del agua que fluye, el viento que sopla, la salida y puesta del sol, las plantas y los árboles que crecen, los animales que corren y se divierten, observa el menguante y la salida de la luna, las estrellas que periódicamente salen y regresan de nuevo; Observa cómo todo esto se mueve y hace su trabajo. Porque todo lo que tiene vida, se mueve, y sólo lo que está muerto, está inmóvil. Dios es el Dios de los vivos, y Satanás es el señor de los muertos. Sirve y glorifica al Dios viviente, para que el movimiento eterno y benéfico de la vida te regenere y te sostenga, y para que así puedas escapar de la terrible quietud de la muerte. Por lo tanto, trabajad incesantemente para edificar y sostener el reino de Dios, no sea que seáis arrojados al reino de Satanás por vuestra pereza o estancamiento. El gozo eterno y la vida eterna se encuentran sólo en el reino viviente de Dios, y aún así, el sufrimiento oscuro existe sólo en el reino de muerte de Satanás. Por tanto, sed verdaderos Hijos de la Madre divina y del Padre divino, para no caer nunca en esclavitud de Satanás. Siempre llenos de bondad, la divina Madre de la Naturaleza y el divino Padre Celestial a menudo enviarán a Sus ángeles para enseñarte y servirte. Entonces Sus ángeles escribirán los mandamientos de Dios en tu cabeza, en tu corazón y en tus manos, para que puedas conocer, sentir y cumplir los mandamientos del Señor.

Oren todos los días, especialmente al divino Padre Celestial y a la divina Madre de la Naturaleza, para que su alma llegue a ser perfecta, así como el alma santa del Padre Celestial es perfecta, y para que su cuerpo llegue a ser perfecto, así como el cuerpo divino de la Naturaleza es perfecto. Porque si entienden, sienten y cumplen los mandamientos divinos, entonces todo lo que oren al divino Padre Celestial y a la divina Madre de la Naturaleza les será dado. Porque la sabiduría, el amor y el poder de Dios están por encima de todo.

Por lo tanto, oren al divino Padre Celestial de esta manera: “Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino, hágase tu voluntad, como en el cielo, así en la tierra. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y Él nos perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y Él no nos lleva a la tentación, sino que nos libra de los malvados y astutos. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria, ahora, por los siglos de los siglos. Amén”.

Y reza a la Madre Naturaleza de esta manera: “Nuestra Madre divina, que estás en todas partes, santificada sea Tu nombre. Venga tu Reino, hágase tu voluntad en nosotros, como se hace en ti. Y todos los días, envíanos a Tus ángeles para que nos ayuden, como Tú los envías a Ti. Y perdónanos nuestros pecados, así como obedecemos Tus leyes. Y Él no nos lleva a la enfermedad, sino que nos libra de todo mal, porque Tuyo es tierra, cuerpo y salud. Amén”.

Y todos ellos oraron con Jesús al divino Padre Celestial y a la divina Madre de la Naturaleza.

Jesús entonces les habló así: “Así como sus cuerpos han renacido a través de los ángeles de la Madre divina de la Naturaleza, que sus almas renazcan por igual a través de los ángeles del Padre Celestial. Así, todos ustedes se convertirán en verdaderos Hijos del Padre y la Madre divinos y verdaderos Hermanos de los Hijos de los Hombres. Hasta ahora habéis estado en guerra con vuestro divino Padre, Madre y Hermanos y habéis servido a Satanás. Mientras estáis, vivid en completa paz con el divino Padre Celestial, la divina Madre de la Naturaleza y vuestros divinos hermanos, los Hijos de los Hombres. Lucha incesantemente sólo contra Satanás, no sea que te robe tu paz. De esta manera se te dará la paz de la divina Madre de la Naturaleza – tu cuerpo y la paz de tu divino Padre Celestial – tu alma. Que la paz de ambos reine entre los Hijos de los Hombres.

¡Venid a Dios, todos vosotros que estáis cansados de la vida y sufrís en división y tormento, porque la paz de Dios os fortalecerá y consolará! Porque la paz de Dios siempre está abrumadoramente llena de felicidad. Por eso, os saludo siempre así: “¡Que la paz de Dios esté con vosotros!”, y os saludéis siempre de la misma manera, para que sobre vuestro cuerpo descienda la paz de la Madre divina de la Naturaleza y sobre vuestra alma descienda la paz del divino Padre celestial. Entonces también encontraréis la paz divina entre vosotros, porque el Reino de Dios también está en vosotros. Ahora, regresad a vuestras Autoridades Generales con las que hasta ahora habéis estado en disputa y ofréceles vuestra paz. Bienaventurados los que luchan por la paz, porque encontrarán la paz de Dios más rápido. Vete y no peques más. Denles a cada uno de ustedes su paz, así como ahora les he dado Mi paz. Mi paz es de Dios. ¡Que la paz de Dios esté con ustedes!”

Y después de decir estas palabras, Él las deja.

Entonces Su paz descendió sobre ellos, y con el ángel del amor en sus corazones, con la sabiduría de la ley en sus cabezas y el poder de renacer en sus manos, fueron, llenos de gran felicidad, entre los Hijos de los Hombres, a llevar la luz de la paz divina a aquellos que lucharon con el mal y el sufrimiento en la oscuridad.

Y ahora se estaban separando, diciéndose amorosamente el uno al otro:

“¡QUE LA PAZ DE DIOS ESTÉ CON USTEDES!”

Scroll al inicio