Cómo los organismos genéticamente modificados llegaron a “entrar como queso” en Rumania

GmEn los medios de comunicación rumanos, los organismos modificados genéticamente (OMG) no han sido objeto de demasiados titulares, dejando a la gran mayoría de los que no tienen ninguna conexión con la agricultura creer que las variedades cultivadas seguirían siendo normales y naturales, como estábamos acostumbrados: trigo, trigo, maíz, soja no modificada, sin genes de bacterias, etc. Muchos de nosotros estábamos observando cómo en los países occidentales existe una preocupación constante por parte de los consumidores sobre el origen y la composición de los productos de consumo, en el sentido de ser lo más naturales posible, y pensamos que estaríamos de alguna manera más protegidos de tales problemas, porque lo que encontramos en los estantes de los supermercados o supermercados provendría de fuentes naturales. ¡Pero la falta de motivo de preocupación se debía, en realidad, a la ignorancia!

Presentaremos a continuación algunos datos sorprendentes sobre el cultivo de organismos genéticamente modificados en nuestro país, datos que ponen de relieve tanto la inconsciencia criminal de algunos como la indiferencia hacia la salud humana, siendo los intereses financieros en primer lugar.

En Rumania, los OMG se introdujeron en 1998. Incluso en el momento en que el uso de variedades genéticamente modificadas en áreas protegidas y en sus inmediaciones estaba estrictamente prohibido, el maíz y la soja transgénicos se cultivaban en varias de esas áreas.

En 2006, Grivco (Voiculescu Industrial Group & CO) fue multada con 30.000 euros por la Guardia Nacional del Medio Ambiente y se vio obligada a destruir los respectivos campos, como resultado del cultivo de soja genéticamente modificada en tierras ubicadas a menos de 15 kilómetros del Parque Natural de Comana (en el condado de Giurgiu).

En 2007, después de unirse a la UE, los empresarios rumanos se vieron obligados, de acuerdo con las normas europeas, a eliminar la soja modificada. Las autoridades europeas aceptaron como cultivos transgénicos sólo el maíz mon810, producido por Monsanto y la patata Amflora, producida por BASF. En mayo de 2007, el gobierno rumano emitió una ordenanza de emergencia (GEO no.43 / 23 de mayo de 2007) sobre la introducción deliberada en el medio ambiente de organismos genéticamente modificados. Entró en vigor el 28 de junio de 2007. En octubre de 2007, la Academia de Rumania acogió el simposio “Biotecnologías en la agricultura”, organizado conjuntamente con la Embajada de los Estados Unidos de América y la Asociación de Biotecnología, con el objetivo de promover el uso de organismos modificados genéticamente en la agricultura.

GM1En 2008, el ministro de Medio Ambiente, Attila Korodi, quiso prohibir el uso del maíz MON810, cuyo cultivo ya no estaba permitido en Francia. Para ello creó la Comisión de Seguridad Biológica (BSL), que debía decidir el destino de los transgénicos en nuestro país. El jefe de esta comisión fue el nutricionista designado Gheorghe Mencinicopschi, una persona que era conocida en ese momento por promover la nutrición natural, teniendo una orientación antibiotecnológica, en parte debido a los efectos nocivos para la salud que se observó que determinaba el consumo de organismos genéticamente modificados.

El 25 de julio de 2008, la CSB celebró la reunión más importante sobre el maíz MON810. Sorprendentemente, Mencinicopschi estuvo ausente de ese debate, ¡más precisamente vino y se fue inmediatamente después de que comenzó! En su ausencia, la reunión fue encabezada por Elena Badea – una investigadora que había trabajado para Monsanto y Syngenta – y el resultado fue la aprobación del mantenimiento de este maíz modificado en el cultivo. El gesto de Mencinicopschi también sorprendió al ministro de Medio Ambiente, pero más tarde, como dijo en una entrevista, explicó este hecho a través de la “conexión muy estrecha”, de la que no sabía en ese momento, entre Mencinicopschi y el propietario de grivco, Dan Voiculescu, que era un ardiente partidario de la biotecnología. Vale la pena mencionar que la amistad entre Voiculescu y Mencinicopschi no se detuvo aquí. Como sabemos, en 2013, Dan Voiculescu fue condenado por el Tribunal de Bucarest a 5 años de prisión con ejecución en el caso de privatización del Instituto de Investigación Alimentaria de Bucarest, por un daño al estado rumano por valor de 60 millones de euros. En este caso, junto con el propietario del grivco, otras 8 personas fueron condenadas, entre ellas Gheorghe Mencinicopschi (director del ICA), así como Gheorghe Sin (miembro de la AGA del ICA y presidente de la Academia de Ciencias Agrícolas y Forestales).

Volviendo a la reunión del CSB el 25 de julio, salió a la luz otro hecho significativo. En la Comisión de Bioseguridad había, según ciertas fuentes, un solo oponente de la biotecnología: el Dr. Aurel Maxim, profesor asociado de la Universidad de Ciencias Agrícolas y Medicina Veterinaria de Cluj-Napoca. Pero no fue invitado a esa reunión que decidió el destino del maíz genéticamente modificado. Incluso si más tarde el Dr. Maxim pidió repetidamente explicaciones sobre su omisión de la lista de participantes en la reunión, y no recibió respuesta. Esta táctica bien conocida, junto con la evasión de Mencinicopschi, una figura emblemática para la nutrición natural, muestra sin ninguna duda que, en realidad, la decisión de continuar usando maíz mon810 se había adoptado incluso antes de ingresar a la reunión de CSB.
Mencinicopschi renunció como presidente de la CSB muy poco después, en su lugar siendo entronizado, por dos mandatos consecutivos, nada menos que Elena Badea, aunque se sabía públicamente que había tenido contratos profesionales con Monsanto (el mayor productor de OGM del mundo). Por lo tanto, el comité que se suponía que debía decidir si se podían introducir diferentes organismos modificados genéticamente en Rumania para su cultivo y consumo había llegado a estar encabezado por una persona que había trabajado para el mayor productor mundial de OMG. En esta situación, prácticamente no había ninguna posibilidad de que las decisiones sobre los OMG fueran imparciales, o de que se rechazara la introducción de estas variedades en Rumania. La biotecnología tenía vía libre, por parte de las autoridades decisorias, para entrar a nuestro país sin obstáculos.

GM2En 2011, Ionel Haiduc, presidente de la Academia Rumana, y Gheorghe Sin, presidente de la Academia de Ciencias Agrícolas y Forestales, firmaron un documento titulado “La posición del entorno académico con respecto a las plantas modificadas genéticamente”, que trató de determinar las autoridades para aprobar el cultivo a gran escala de plantas transgénicas. Puede leer este documento aquí, que es una clara prueba de la indiferencia inmensiva de la academia hacia la salud del medio ambiente y del ser humano, relacionada con el cultivo y consumo de organismos genéticamente modificados. En este material, se analizan en primer lugar los beneficios financieros que aportan estos cultivos, así como cómo se vio afectada la economía del país cuando se prohibieron estas variedades modificadas, pero apenas se tiene en cuenta su impacto en el medio ambiente y en la salud humana. En cuanto a la forma dramática en que el consumo de estos productos afecta la salud del ser humano, no se hizo ninguna aclaración concreta, pasando muy fácilmente por encima de este aspecto, en dos frases generales: «La introducción de plantas transgénicas en cultivos comerciales sólo se autorizará tras una evaluación exhaustiva de los riesgos para el medio ambiente, la salud humana y la sanidad animal que puedan asociarse a esta acción. Esta es la primera vez en la historia de la agricultura que el productor de una planta que ha sido mejorada debe proporcionar evidencia científica de que su producto es seguro para el medio ambiente y el consumo”. Más allá de los elogios a la adopción de las llamadas medidas de protección, a partir de estas declaraciones, que parecen cubrir el problema, vemos que las pruebas se dejan a los productores, es decir, precisamente a aquellos que tienen mayor interés en vender sus “creaciones“. Qué tan rigurosos u objetivos son estos estudios, lo aclaramos muy rápidamente si nos detenemos, por ejemplo., incluso en el maíz mon810, promovido agresivamente por Monsanto, pero que precisamente por el impacto negativo en el medio ambiente fue prohibido en 8 países miembros de la Unión Europea (Francia, Alemania, Italia, Austria, Grecia, Hungría, Polonia, Luxemburgo).

La conclusión que se desprende del documento elaborado por los académicos rumanos es que la producción por hectárea es de interés en primer lugar, y los efectos colaterales – los riesgos ambientales, el impacto negativo en el suelo, si el producto puede ser consumido por el hombre de manera segura para la salud o no – se pasan por alto convenientemente.
Al desarrollar la exigente posición del entorno académico, quienes lo redactaron parecen no haber consultado las investigaciones científicas disponibles en ese momento, ni en términos de seguridad ambiental ni en términos de impacto en la salud humana. Ya sea por incompetencia o, muy probablemente, por una obediencia mareada a las políticas impuestas, el informe no es otra cosa, como se mencionó anteriormente, que una maniobra para legitimar el cultivo a gran escala de OGM en nuestro país. Como muestra el documento, los académicos (y este título sólo puede atribuirse a ellos con una dosis considerable de sarcasmo) simplemente han apoyado las ideas promovidas por los defensores de la biotecnología: “Numerosas evidencias científicas y experiencias prácticas han llevado a la conclusión de que las plantas transgénicas comercializadas actualmente aportan beneficios considerables (¡solo financieros! – n.d.) a los agricultores y son mucho más “respetuosas con el medio ambiente” que las tecnologías que se han convertido en convencionales..

gm3¡Es bueno saber que estas plantas genéticamente modificadas no son en absoluto “respetuosas con el medio ambiente” en absoluto! El informe de Greenpeace sobre la interacción de los cultivos transgénicos con el medio ambiente destaca los incalculables riesgos a los que nos exponemos a través de la introducción indiscriminada de estos organismos no naturales: “Los cultivos genéticamente modificados representan una amenaza significativa para el medio ambiente natural a través de la contaminación del polen de las plantas modificadas genéticamente y el consiguiente flujo de genes modificados (que ocurrirá, entre otras cosas) en la comunidad vegetal en general. Los cultivos genéticamente modificados también representan amenazas para la ecología del suelo. En resumen, hay cuatro áreas principales de preocupación: 1. Cambios agroquímicos necesarios por el uso de cultivos genéticamente modificados, con implicaciones genéticas para los microbios del suelo; 2. Contaminación genética del suelo y los microbios existentes como resultado de la transferencia horizontal de genes; 3. Modificación del ecosistema del suelo a través de las características alteradas de las plantas modificadas genéticamente; 4. Contaminación del suelo por semillas genéticamente modificadas que permanecen en el suelo después de la cosecha. Estos aspectos resaltan el hecho de que el uso de OGM conlleva riesgos inaceptables para la salud y la fertilidad del suelo, uno de los recursos naturales más preciados que tenemos”.

La ofensiva pro-biotecnología continuó con la adopción en junio de 2013 de un proyecto de ley que permite el cultivo de organismos genéticamente modificados también en ciertas áreas naturales protegidas. El documento fue promulgado en julio de 2013 y regulaba lo siguiente: “4. En los espacios naturales protegidos de interés comunitario, nacional e internacional, queda prohibido el cultivo de plantas superiores modificadas genéticamente. Las excepciones son las áreas naturales protegidas de interés comunitario, el lugar Natura 2000, sobre la base del dictamen emitido por la Academia Rumana. Y estas zonas del lugar Natura 2000 han venido a medir, en nuestro país, el 17,84% de la superficie.

¿Qué son exactamente estos lugares Natura 2000? Dentro de la UE, a través de la Directiva de Hábitats y la Directiva de Aves, se han designado zonas especiales de conservación y protección respectivamente para las diferentes especies que lo necesitan, formando una red de espacios naturales protegidos que ha sido denominada Natura 2000. En definitiva, se trata de espacios protegidos que, según las directivas de naturaleza de la UE, contienen objetivos/especies naturales que deben preservarse “teniendo en cuenta las demandas económicas, sociales, culturales, regionales y recreativas” (según la Ley de Gestión Natura 2000 de la UE).

GM4Por lo tanto, en la actualidad, de acuerdo con la ley emitida en 2013, en Rumania se permite cultivar OGM en casi cualquier lugar, incluso en ciertas áreas naturales protegidas, como Natura 2000, ¡con la ayuda de la Academia Rumana!
A continuación expondremos brevemente algunos de los resultados de algunas investigaciones científicas que han sido completamente ignoradas por los foros de toma de decisiones en nuestro país, por los partidarios de la biotecnología y de los organismos genéticamente modificados.
A principios de la década de 2000, el riesgo para la salud del consumo de organismos modificados genéticamente se estaba debatiendo en todo el mundo. Sin embargo, hasta ahora se han realizado muy pocos estudios sobre la evaluación toxicológica de los efectos del consumo a medio o largo plazo de estos productos. Uno de estos estudios fue realizado por la propia Monsanto, con respecto al maíz transgénico mon863. Los resultados de este estudio fueron clasificados inicialmente por la empresa como confidenciales, pero más tarde, tras una acción legal en el Tribunal de Apelación de Munster, se hicieron públicos durante un período de tiempo determinado. Monsanto publicó su propia interpretación de los datos de que el maíz MON863 era seguro para el consumo. El estudio y los resultados obtenidos fueron cuestionados por varios inspectores europeos y finalmente este maíz fue aprobado para su cultivo y consumo en Europa en 2005.

Posteriormente, un equipo de investigadores franceses bajo la dirección de Gilles Eric Seralini rehizo independientemente el estudio realizado por Monsanto y encontró ciertas inexactitudes. En conclusión, lo que Seralini y sus colaboradores encontraron, tanto a partir de su propio estudio como después de un análisis cuidadoso de los mismos datos (obtenidos por Monsanto) y la aplicación de métodos estadísticamente apropiados para su evaluación, fue que el maíz MON863 no es seguro para el consumo. Notaron que además de ciertos cambios de peso que el consumo de este maíz genéticamente modificado da a las ratas, también hay signos de toxicidad hepatorrenal.

GN5Otros investigadores también han realizado estudios sobre los OMG, independientemente de las grandes empresas productoras. Irina Ermakova, del Instituto de Neurofisiología y el Estudio de la Actividad Nerviosa Superior de la Academia Rusa de Ciencias, mostró que en el caso de las ratas alimentadas con soja MG, el número de muertes en la generación de crías es mucho mayor de lo normal, los datos se correlacionaron estadísticamente con el tipo de alimento que se administró. Arpad Pusztai, del Instituto de Investigación Rowett, estudió el efecto de las papas modificadas genéticamente, señalando que los ratones de laboratorio que fueron alimentados con esta variedad mutante tenían un cerebro, hígado y testículos más pequeños, un sistema inmunológico deficiente y tenían un alto número de células precancerosas en numerosos órganos. Después de comunicar estos resultados, Pusztai fue expulsado del instituto donde trabajaba y su equipo fue disuelto.

Los investigadores que han estudiado los efectos nocivos que los organismos modificados genéticamente pueden tener sobre la salud del ser humano también han enumerado otros aspectos: a) pueden aparecer nuevos alérgenos, con el desarrollo de OMG (dentro del proceso biotecnológico); b) la persona que consume estos OMG puede volverse resistente a los antibióticos; c) pueden aparecer nuevas toxinas; d) puede producirse una concentración de metales tóxicos en estos OMG y, por lo tanto, la persona que los consume está expuesta a una intoxicación por metales pesados sin siquiera saberlo; e) puede aumentar la cantidad de hongos tóxicos para el cuerpo humano.
Existen numerosos estudios que habrían merecido ser considerados tanto por la Comisión de Seguridad Biológica como por académicos o parlamentarios rumanos cuando promovieron y aprobaron leyes extremadamente permisivas que permiten el uso intensivo de organismos modificados genéticamente. YoLos enredos económicos, y más aún los oscuros intereses de algunas corporaciones, nunca deben tener prioridad sobre la salud de las personas. La estrechez de visión de los órganos de toma de decisiones -centrados exclusivamente en los beneficios a corto plazo- abre la puerta a efectos impredecibles e incalculables en el futuro.

Fuente: yogaesoteric.net

Scroll al inicio