Una vez más, ¡sobre el ADN influenciado por el pensamiento y las emociones!

un artículo de la psicóloga Aida Boltaru
Sociedad Académica AdAnima

EL ADN PUEDE SER INFLUENCIADO POR EL PENSAMIENTO Y LAS EMOCIONES

Nacemos en el cuerpo, y estamos animados por lo que los antiguos griegos llamaban psyché, o alma. Se manifiesta de una manera compleja, a nivel de pensamientos, pero especialmente de nuestros estados afectivos, ya sean emociones o sentimientos.
Las últimas décadas han traído más y más testimonios a favor de una relación profunda entre las representaciones del alma, entre nuestros pensamientos y emociones, y nuestro cuerpo. Y estas influencias descienden a un nivel extremadamente fino, el de los “ladrillos” moleculares que contienen la información de nuestra singularidad como humanos: genes y ADN.
Los científicos han observado que estados como la felicidad, la alegría, la inspiración, la gratitud, la oración pueden activar genes beneficiosos. Este descubrimiento, que fue una de las hipótesis (¡verificadas!) del Dr. japonés Kazuo Murakami, puede provocar una verdadera revolución en nuestra forma de pensar y relacionarnos con nuestro ser.
Investigaciones recientes en el campo de la genética han revelado que el medio ambiente y diversos factores externos pueden cambiar la forma en que se manifiestan nuestros genes. Numerosos fenómenos indican la existencia de esta conexión material medio-genética. Por ejemplo, un shock severo puede hacer que el cabello de una persona se vuelva gris en un día. O, por el contrario, un paciente con cáncer terminal puede vivir durante muchos meses o incluso años, si no se le informa sobre la etapa del curso de su enfermedad. Alguien que nunca ha fumado un solo cigarrillo en su vida puede contraer cáncer de pulmón, y otra persona que fumó 2 paquetes de cigarrillos al día puede ser relativamente saludable. Finalmente, aunque el consumo excesivo de sal puede conducir a la hipertensión, hay suficientes personas que consumen sal en exceso, manteniendo su presión arterial perfectamente normal.
También hay casos conocidos en los que ciertas personas han manifestado poderes y habilidades extraordinarias en condiciones ambientales extremas. Por lo tanto, una madre cuyo hijo quedó atrapado debajo de muebles pesados después de un terremoto pudo levantar ese mueble de diez kilogramos por su cuenta para salvar a su hijo. Otro hombre fue capaz de hacer un salto impresionante sobre ciertos obstáculos y alcanzar una velocidad inusual cuando fue perseguido por un depredador. En el mismo sentido, todos sabemos que cuando estamos enamorados, ¡podemos recurrir a hechos que nos dan actuaciones excepcionales!
Estas cosas suceden rutinariamente, y la gente siempre ha encontrado diferentes explicaciones. En realidad, estos fenómenos están directamente correlacionados con el funcionamiento de nuestros genes, y los resultados varían dependiendo de la actitud del individuo.
Además de causar división celular y transmitir características hereditarias, los genes actúan en un nivel mucho más profundo. Por ejemplo, desempeñan un papel esencial en la extracción de información lingüística del cerebro. Los genes también intervienen fundamentalmente cuando realizamos cualquier actividad, sencilla o compleja. ¡El hecho de que no nos convirtamos en vacas o pollos cuando comemos su carne también se debe a los genes!
Por otro lado, combinaciones virtualmente infinitas de genes aseguran la singularidad de cada individuo nacido en la Tierra. ¡Por cada niño hay alrededor de 70 billones de combinaciones posibles de genes! Por lo tanto, el azar aparente puede desempeñar un papel importante en la manifestación de ciertas combinaciones de genes. Por ejemplo, no es seguro que el matrimonio de una mujer muy hermosa con un hombre muy inteligente resulte en un niño hermoso como su madre e inteligente como su padre.
Podríamos preguntarnos: ¿quién escribió este increíble código? La vida no puede ser fruto del puro azar, incluso si todos los elementos fundamentales necesarios para la creación de un organismo existen en la naturaleza. Es como afirmar que un automóvil puede ensamblarse a sí mismo, espontáneamente, si sus componentes se juntan. ¡Es obvio que una conciencia superior debe estar en el centro de esta creación, un poder que trasciende la comprensión humana!
La afirmación “la enfermedad nace en la mente” es bien conocida. Por lo tanto, la forma en que pensamos puede enfermarnos o, por el contrario, ¡curarnos! Aquí es donde entran los genes. ¡Algunos científicos incluso creen que nuestros genes y cómo se manifiestan determinan nuestra felicidad en la vida! Esto no significa que nuestro estado de felicidad esté genéticamente predeterminado. Los genes que gobiernan los estados beneficiosos existen latentes en cada individuo y están a la espera de ser activados.
¡Los genetistas han demostrado que solo el 5-10% de nuestros genes realmente funcionan! Todavía no sabemos exactamente qué hacen los otros genes inactivados. Precisamente el hecho de que nuestro estado mental pueda cambiar la forma en que funcionan los genes se debe al estado de inactivación de ciertos genes. Hipótesis recientes de genetistas correlacionan una actitud positiva, mantenida durante mucho tiempo, con el grado de activación de algunos “genes de la felicidad”. Llaman a esta forma de vivir la vida con entusiasmo y vitalidad energética: “vida con genes activados” o “forma genética de pensar” (Dr. Kazuo Murakami, “El Código Divino de la Vida”, Ed. Daksha, Bucarest). Sin lugar a dudas, se sabe que muchas personas que han cambiado el curso de la historia han mostrado una actitud positiva.
La exposición a un nuevo entorno también puede actuar como un catalizador para la activación de genes pasivos. Algunas personas que comienzan a trabajar en un nuevo entorno rápidamente terminan dando excelentes resultados que antes no habían logrado. Y las personas que se consideran irremediablemente fracasadas logran malos resultados en su trabajo.
Nuestros cuerpos contienen una enorme cantidad de células (alrededor de un billón por kilogramo de cuerpo). ¡Es fácil calcular que una persona de 60 kg “contiene” alrededor de 60 billones de células! Sorprendentemente, cada célula contiene los mismos genes (con algunas excepciones). Pero al menos teóricamente, no es posible que una célula ciliada eventualmente se convierta en una célula del corazón, o que una célula de la uña se convierta en una célula del estómago. Por lo tanto, las células poseen una cierta especialización funcional. Por lo tanto, los genes en las células de las uñas fueron “programados” o activados “manifestación de la uña”, mientras que todas las demás posibilidades de manifestación génica fueron bloqueadas.
Los genes poseen una gran cantidad de información, incluso sobre cómo activarse o apagarse en ciertas situaciones. Los genetistas llaman a este conjunto de instrucción genética: mecanismos de activación y desactivación. Algunos genes se activan después de ciertos períodos de tiempo (por ejemplo, aquellos que contienen información sobre las características sexuales secundarias, que se manifiestan en la pubertad). Tanto el entorno externo como nuestro estado mental pueden acelerar o ralentizar estos procesos. Los científicos están cada vez más convencidos de que el estado mental de un individuo está directamente relacionado con el mecanismo de activar o desactivar nuestros genes.
Hace unos 60 años, los investigadores François Jacob y Jacques Monod, del Instituto Pasteur de París, realizaron algunos experimentos excepcionales en cultivos de la bacteria Escherichia coli. Estas bacterias generalmente se encuentran en el intestino y se alimentan principalmente de glucosa. Cuando los científicos colocaron las bacterias en un ambiente rico en glucosa y lactosa, las bacterias eligieron exclusivamente las primeras para alimentarse. No reaccionaron en absoluto a la presencia de lactosa. Pero en una etapa posterior del experimento, los cultivos de bacterias fueron expuestos solo a un ambiente rico en lactosa. Al principio, las bacterias no se alimentaban en absoluto, pero después de un tiempo comenzaron a consumir la lactosa ofrecida, continuando así su proceso de multiplicación.
A través de su experimento, Jacob y Monod se propusieron determinar si la capacidad de digerir la lactosa se adquiere después de que las bacterias se exponen a un ambiente rico en lactosa, o si esta capacidad ya existe ab initio (en otras palabras, si es una habilidad innata o adquirida). Su investigación llevó a la conclusión de que esta característica genética estaba predeterminada. Por lo tanto, las bacterias E. coli poseen, por defecto, la capacidad de producir enzimas que “digieren” la lactosa (lactasas). Cuando la glucosa está disponible, el gen productor de enzimas se desactiva, pero cuando la lactosa es el único alimento disponible, ¡este gen se activa para mantener vivas las bacterias! Era, por tanto, una capacidad que permanecía pasiva hasta que aparecía un estado de necesidad relacionado con la supervivencia del microorganismo. ¡Este descubrimiento científico abre fantásticas posibilidades para explorar la capacidad de activar el potencial latente contenido en nuestros genes!
Actualmente, la atención de los científicos genéticos se ve nuevamente atraída por el comportamiento y las posibilidades de explotación de los cultivos de la bacteria E. coli. Debido a las epidemias bastante virulentas causadas por algunas cepas de la misma, muchas personas consideran estas bacterias con reserva. Pero se ha demostrado que son un huésped maravilloso para la transferencia de genes. E. coli contiene sólo 4,6 millones de piezas de información genética, en comparación con los 3 mil millones en el genoma humano. Además, su estructura genética completa se conoce desde 1997. Muchas aplicaciones de activación genética se pueden realizar a partir de cultivos bacterianos.
Luego, en 2003, un experimento dirigido por japoneses proporcionó evidencia científica que demuestra el impacto del pensamiento positivo en los genes. Los científicos japoneses han planteado la hipótesis de que los factores mentales pueden tener un impacto preciso en el estado de activación o desactivación de los genes. Así, postularon que estados positivos como la alegría, el entusiasmo, la confianza, etc., estimulan y activan códigos genéticos beneficiosos, mientras que estados negativos como ansiedad, estrés, tristeza, miedo, dolor, etc., deshabilitan y bloquean la manifestación de genes beneficiosos.
Específicamente, los investigadores estudiaron los efectos de la risa (índice de emoción positiva) en la manifestación génica, traducida en niveles de glucosa en sangre en personas con diabetes tipo 2. Midieron el azúcar en la sangre en ayunas de los sujetos; Luego, la mitad de ellos fueron sometidos a una lectura aburrida, mientras que la otra mitad vio un programa de comedia televisado. Después de eso, a los sujetos se les sirvieron comidas, luego se midió nuevamente su nivel de azúcar en la sangre. Los que vieron la lectura mostraron un aumento de 123 mg en los niveles de glucosa en sangre, mientras que el segundo grupo tuvo un aumento promedio de solo 77 mg por dl. Este tipo de experimentos se reanudaron con diferentes grupos de sujetos, con el fin de determinar la validez de los resultados obtenidos.
El estudio japonés demostró que la risa tiene un efecto beneficioso sobre los niveles de glucosa en sangre. ¡Se certificó que 23 genes se activaron debido a la risa! Además, el gen receptor de dopamina D4, responsable de inhibir la enzima adenilato ciclasa (que aumenta la glucosa en sangre), fue activado por la risa. Por lo tanto, simplemente mantener un estado de ánimo esténico, buen humor y risa, puede ayudar a controlar los niveles de glucosa en sangre en diabéticos.
Por primera vez en la historia de la genética, este estudio demostró que la emoción positiva desencadena el “mecanismo de activación genética” (ver rev. “Diabetes care”, mayo de 2003, y “Psicoterapia y psicosomática”, 2006). Las agencias de noticias popularizaron ampliamente esta información en el momento de su descubrimiento. Por lo tanto, lo que se expresa genéticamente NO es definitivo. Tenemos el poder de activar genes beneficiosos e inactivar genes que transportan “información dañina”.
Cada ser humano posee tanto genes que desencadenan la enfermedad llamada cáncer como genes que la inactivan. Si están en un cierto equilibrio, la enfermedad no ocurre. Lo esencial aquí es mantener este equilibrio. Hay una manera sencilla de desactivar los genes dañinos y activar los beneficiosos: cambiar tu actitud mental. Todos ya sabemos que tiene un profundo efecto en la salud de nuestros cuerpos. Si repetimos mentalmente, con convicción: “Estoy enfermo, estoy empeorando”, incluso estando sano. Pronto sentiremos que el estado orgánico y psíquico general se degrada cada vez más. Por el contrario, repitiéndonos con convicción y entusiasmo que “estamos mejorando cada vez más”, esta convicción se manifestará en un mayor tono físico y mental.
Todos tenemos buenos momentos, cuando estamos rebosantes de energía, y períodos desagradables, cuando estamos “bajo la ola”. ¿Cómo podemos combatir la depresión que inevitablemente se produce con mayor o menor intensidad en tiempos tan difíciles? Simple: podemos recurrir a genes que traen energía extra. Un método simple para hacer esto es cultivar el estado de inspiración, entusiasmo. Especialmente cuando es difícil para nosotros, es esencial recurrir a actividades que nos produzcan un profundo placer. El entusiasmo, el entusiasmo nos hacen abandonar el estado de desaliento y desesperación. ¡Las emociones tónicas profundas y beneficiosas son los desencadenantes más importantes de la actividad genética beneficiosa!
Pero hay otra categoría de eventos (de la clase de “catalizadores en el entorno externo”) que pueden activar nuestras asombrosas capacidades de genes positivos: situaciones difíciles y críticas. Todos tenemos un enorme potencial, pero a veces, para activarlo, se necesita un “shock”: un ratón acorralado puede atacar a un gato. Algunos ex prisioneros del campo nazi desarrollaron increíbles habilidades de afrontamiento que les permitieron sobrevivir (un buen ejemplo es el psicólogo Viktor Frankl). Las situaciones críticas, los desafíos, nos incitan a usar nuestra mente para superar dilemas u obstáculos.
Otro método de activación positiva de genes es la exposición continua a nueva información, a un entorno externo en constante cambio.
Es interesante notar que también existe la posibilidad de que dos compañeros de vida interactúen hasta el nivel genético. Así, con la concepción de un hijo (a la que contribuyen tanto la madre como el padre), algunos genes que el feto hereda del padre pueden influir, a través de la placenta, en el cuerpo de la madre durante el embarazo. Esta posibilidad sigue siendo discutida en humanos, con experimentos hasta ahora destacando el fenómeno solo en ratones. Pero, de nuevo, teóricamente, ¡el efecto también es perfectamente posible en los seres humanos!
Por lo tanto, podríamos considerar los genes como verdaderos chips de información, que pueden conectarse a un sistema vivo u otro, a través de diferentes campos de fuerza: químicos, a través de elementos moleculares; pero también psíquico, a través de lo que podríamos llamar metafóricamente “ondas de alma y pensamiento”. Podríamos preguntarnos: ¿qué tipo de pensamiento puede ser perjudicial? Ciertamente, esto incluye el pensamiento negativo, contrario a las leyes de la naturaleza, al universo, al “orden implícito” (como lo llamó el físico David Bohm). Debido a que las personas tienen diferentes sistemas de valores, en su pequeña escala de apreciación, es difícil definir exhaustivamente un registro “bueno-malo”. Pero una cosa es cierta: cuando nuestros genes actúan armoniosamente para sostener la vida y una coexistencia feliz de todos los seres vivos, están en la categoría de beneficiosos.
El Dr. Kazuo Murakami, después de más de 20 años de trabajo en el frente de la genética, ofrece tres sugerencias que apoyan la activación de genes beneficiosos: (1) cultivar intenciones nobles; (2) adoptar una actitud permanente de gratitud al Creador por todo lo que recibimos diariamente; y (3) cultivar persistentemente el pensamiento positivo.
Hay dos lados en todo: fuerza y debilidad, luz y sombra. Cualquier enfermedad, por terrible que sea, también tiene un lado beneficioso. Por ejemplo, muchas personas hoy en día consideran que el SIDA es una especie de castigo divino por la inmoralidad y el libertinaje sexual moderno. Pero en una inspección más cercana, vemos que prácticamente a lo largo de la historia humana, independientemente de los períodos, la inmoralidad sexual ha existido. Eventualmente, disminuyó en tiempos de enfermedades terribles, cólera, peste, guerras agotadoras o hambruna. Sin embargo, podemos considerar que el SIDA, que no mata directamente, sino que debilita dramáticamente el sistema inmunológico, es una buena señal de alarma sobre la importancia de este sistema y la necesidad de protegerlo. De hecho, hay muchos casos de personas infectadas por el VIH que, mostrando constantemente una actitud optimista, han detenido indefinidamente la aparición del SIDA.
Los científicos estudian cada vez más aspectos esotéricos para explicarse a sí mismos los nuevos fenómenos a los que se enfrenta la ciencia. Han llegado a creer que todo lo que nos sucede es, en algún nivel, necesario. Pero cada uno de nosotros puede ser ese “director de orquesta” que dirige magistralmente la sinfonía de su propia vida, haciéndola lo más grandiosa posible, hermanada con los acordes armoniosos de las vidas de nuestros semejantes.

Scroll al inicio