Surya Namaskara

“El ritmo del cuerpo, la armonía de la mente y la melodía del alma crean la sinfonía de la vida” ~ B.K.S Iyengar

Surya Namaskara o El Saludo al Sol, es una de las secuencias más importantes de asanas en yoga. Su nombre es una forma de mostrar nuestra gratitud al Sol, y por la forma en que sostiene toda la existencia en este planeta.

Surya Namaskara tradicionalmente incluye un conjunto de 12 posturas cíclicas sincronizadas junto con la respiración, repetidas varias veces (idealmente 12 veces), que tienen el papel de desintoxicar y estimular casi cualquier órgano del cuerpo humano, además de tonificar los músculos de todo el cuerpo y hacer que una cierta aceleración parezca duplicada por una amplificación armoniosa de la respiración y la frecuencia cardíaca. pero sin provocar fatiga o pérdida de aliento, como suele ocurrir cuando realizamos ejercicios gimnásticos.

Incluso si no tienes tiempo para practicar todas las asanas, es suficiente realizar el Saludo al Sol todos los días, para energizarte durante todo el día. Se puede hacer por separado como un ejercicio por derecho propio.

Es recomendable realizar el Saludo al Sol, todas las mañanas… junto con el amanecer, para poder beneficiarse de los efectos terapéuticos de este ejercicio. Además de los efectos del calentamiento de los músculos y la flexibilidad de la columna vertebral y las articulaciones, a nivel sutil-energético, Surya Namaskara despierta y amplifica la energía yang, solar y masculina. La actitud interna del practicante durante el Saludo al Sol es evocar la estrella solar y sus características: energía, calor, luz, verdadero “alimento” para la vida.

Además, cada postura estimula un centro de fuerza, como se ve en la imagen de abajo. Este hecho tiene un papel importante en el funcionamiento armonioso del sistema endocrino y en la obtención de un excelente equilibrio interno.

El saludo al sol puede considerarse como una práctica de meditación en movimiento. Lograr este flujo de movimientos, tener un estado de centrado en el corazón y una correcta interiorización, puede crearnos un momento de felicidad y paz interior, a la vez que fortalecemos nuestro cuerpo físico, aumentando la flexibilidad y energizando fuertemente los órganos internos. Sus efectos a largo plazo son obtener un excelente estado de salud, una vitalidad mucho mayor, e incluso obtener resultados de rejuvenecimiento visibles.

 

Scroll al inicio