Sí, hay personas para quienes “¡El trabajo es amor sacado a la luz…!”

No trabajamos con ánimo de lucro (pero es un parámetro que debemos tener en cuenta para ser eficientes). Trabajamos para tener un lugar en este mundo, para satisfacer las necesidades de los demás, para realizar nuestro propósito interno, para hacer el bien.

A pesar de la oposición de algunos materialistas, el principio declarado del valor genuino del trabajo es, en nuestra opinión, el futuro de la humanidad.

Desafortunadamente no representa su presente, pero… Depende de nosotros.

Depende de nosotros la actitud con la que trabajamos, con la que buscamos soluciones,
las motivaciones por las que trabajamos dependen de nosotros, y
si hacemos estas cosas sabia y desapegadamente, o
viendo solo efectos materiales y hambrientos de ganancias.

Leo Radutz
Sociedad Académica AdAnima

NuevoExtraído de Hotnews.ro
“El experimento del hombre de las cavernas: cuando unas pocas personas pueden cambiar el mundo”
por Magor Csibi

“¿Es Banat la frente? En este caso, es cierto. Donde el Ministerio de Agricultura, el Gobierno, el Parlamento, los fondos europeos y otros fracasaron, tuvieron éxito. Comenzaron a salvar a pequeños agricultores en el condado de Timis. Y no sólo eso. El proyecto se desarrolló dentro de un proyecto del Consejo de Europa, en asociación con la Plataforma Europea IRIS, teniendo como socio institucional al Ayuntamiento de Timisoara.

Sabemos que todo el mundo quiere salvar la agricultura, los campesinos, los productos, la historia, pero nadie es capaz de hacer nada concreto. Mientras en todas partes se hable de fondos, reformas, estrategias, cientos de páginas están escritas y dibujadas sobre el futuro del agricultor rumano, el ASAT guarda silencio y lo hace.

ASAT no es una asociación legal. Es más una asociación entre consumidor y productor. Una relación similar a la que tengo con el “dueño” de la tienda en la planta baja de mi cuadra. No hacen más que crear un vínculo directo entre el pequeño productor, que normalmente tiene que luchar contra cientos de impuestos pero también con las grandes tiendas, y el consumidor urbano, que no siempre tiene dónde encontrar tomates sanos.

En este proyecto, el agricultor no solo cultiva verduras, sino que también cultiva verduras para las personas. No crea un vínculo puramente comercial entre productor y consumidor, sino más bien uno real. El cultivador sabe que se esfuerza no solo por tener una vida decente, sino también por Dragos, Maria y Andrei, es decir, por personas normales. De esta manera, el fabricante será mucho más responsable y también recibirá una retroalimentación real, siendo el consumidor libre de renunciar a sus servicios en ciertos casos.

En ASAT no todos los productos están certificados como Eco, los requisitos son bastante altos, pero se garantiza que todos los productos se obtienen de forma natural. Es decir, sin modificaciones genéticas, sin pesticidas, herbicidas y otros productos químicos. De esta manera, ASAT es un programa con una alta responsabilidad hacia el medio ambiente.

A los productores no se les permite utilizar intermediarios, no se les permite tomar productos de otros productores y deben permitir el acceso a sus hogares. De esta manera, el consumidor puede ver personalmente cómo se cultivan y cultivan las verduras, y se le anima a participar en este proceso.

Además, ASAT empodera a los consumidores. Al entrar en contacto directo con los productores, comprenderán las dificultades encontradas en el proceso de cultivo, comprenderán que naturalmente las verduras crecen lentamente, lentamente. Los padres, pero especialmente los niños, podrán comprender la importancia de las estaciones y aprender a no esperar tener acceso a todas las verduras en cualquier época del año.

El consumidor puede elegir directamente a su agricultor visitándole la granja. Así, el productor tiene la certeza de que no cultiva nada por nada. Tiene consumidores, tiene un pequeño avance y un interés real.

El proyecto se inició en 2008 e inicialmente contaba con un grupo de 20 consumidores. Un año después, 110 familias se unieron al proyecto, es decir, casi 350 personas. Esperemos que en 2010 continúe la tendencia al alza. Además, incluso esperaría que se “trasladara” a otras ciudades. Parece que ya este año tanto los residentes de Cluj como los de Sibiu podrán disfrutar de esta iniciativa.

Ya ni siquiera puedo elogiar este proyecto. Es ecológico, es responsable, es educativo, está bien pensado, nos ayuda a interactuar mejor, contiene todos los elementos en los que nosotros, en TOTB, creemos. Si descubriera tales iniciativas cada semana, no terminaría mi experimento.

Y esto es lo que dije en el post sobre los productos rumanos es cierto: “Llegué a la conclusión de que tal vez tengamos una producción propia. Pero está bien escondido y necesitamos saber cómo buscarlo”.

¿Conoces tales iniciativas?”

Extraído de www.hotnews.ro

http://think.hotnews.ro/experimentul-caveman-cand-cativa-oameni-pot-schimba-lumea.html

Scroll al inicio