San Francisco de Asís y el ángel con violín

Esferas musicales
Debido a su pureza de alma y su intenso amor a Dios, en un momento dado, San Francisco de Asís fue bendecido por un ángel que apareció a su lado sosteniendo un violín y un arco.

El ángel entonces le dijo a San Francisco que cantaría para él tal como los ángeles cantan ante el Trono de luz pura de Dios.

Entonces el ángel pasó el arco sobre una cuerda del violín, generando así un solo sonido, de extraordinaria pureza y complejidad.

Este sonido único, sin embargo, era tan suave y abrumador que llenó toda su alma de alegría.

San Francisco relató más tarde que si esa armonía sublime hubiera sido aún más intensa, habría muerto en ese momento de tanta armonía y felicidad.

Scroll al inicio