Paramahansa Yogananda – sobre la meditación

Paramahansa Yogananda – sobre la meditación

No esperes todos los días para ver cómo florece una flor espiritual en el jardín de tu vida.

Confía en que Dios, si te entregas totalmente a Él, te dará plenitud espiritual en Su propio tiempo, es decir, en el momento adecuado.
Después de haber plantado la semilla de la aspiración divina, riégala diariamente a través de una intensa práctica espiritual y acciones correctas. Elimina de tu ser la indecisión, la desconfianza y la inercia.
Cuando aparezcan los brotes de la percepción divina, cuídalos con devoción y una mañana notarás con asombro cómo floreció la flor más hermosa, la flor de la autorrealización.” […]

Sólo los aspirantes al yoga que hacen un esfuerzo extremo pueden llegar a conocer a Dios;

No aquellos que constantemente encuentran excusas diciendo: “Primero tengo que tener algo por lo que vivir, luego encontrar un lugar tranquilo, y luego comenzaré a meditar“.
Aquellos que continúan postergando su práctica espiritual nunca llegarán a conocer a Dios.
Pero si te dices a ti mismo: “ahora, en este mismo momento, entraré en una meditación profunda”, puedes alcanzar instantáneamente un estado espiritual edificante.
Cuando un ser muere de sueño, puede quedarse dormido en cualquier lugar, al instante. Así es con un ser que ama a Dios. Puede meditar en cualquier lugar, incluso en una estación de tren o en un mercado.

Paramahansa Yogananda

Scroll al inicio