Control del clima: ¿una realidad?

Veti putea fi in contact cu noi,
primind articole despre yoga si tantra,
anunturi despre cursuri și evenimente
pe grupul de Telegram

Yoga Meditatie Tantra cu Leo Radutz
https://t.me/yogaromania

tifón
El súper tifón Haiyan se traslada a las Islas Filipinas, 7 de noviembre de 2013, según la NOOA (Administración Nacional de la Atmósfera y los Océanos). ¡Más tormentas como esta podrían ser cosa del pasado o una oscura realidad del futuro, ya que los experimentos de control del clima cambian de la teoría a la práctica! (Fuente de la foto: NOOA a través de Getty Image)

Ya en la década de 1950, muchas de las tecnologías que se consideraban el campo de la ciencia ficción se han convertido en realidad. El sueño imposible de controlar el clima con la ayuda de la tecnología no solo podría ser tecnológicamente posible, sino incluso ser utilizado por muchos de los gobiernos de todo el mundo.

Usar la tecnología para cambiar el clima no es algo nuevo. En 2007, el gobierno chino creó una nube artificial de nieve en la región de Nagqu en el Tíbet. El proceso implica la dispersión de yoduro de plata en la atmósfera. La nube de nieve en 2007 no fue el único fenómeno de este tipo, el gobierno chino ha utilizado métodos similares en un intento de mejorar las condiciones de sequía.

De hecho, este método de cambiar el clima ha estado sucediendo desde la década de 1940. El Proyecto Cirrus durante la década de 1940, y el Proyecto Stormfury en los años 1960 y 70, intentaron usar el método de ” sembrar” huracanes para debilitar su intensidad o destruirlos.

Los proyectos fueron llevados a cabo por la Marina de los Estados Unidos y NOOA (Administración Nacional de la Atmósfera y los Océanos) en los Estados Unidos, según lo declarado por USA Today. Según NOOA, los experimentos tuvieron éxito debido a “restricciones geográficas”. También fue difícil determinar si los huracanes se debilitaron naturalmente o como resultado de la “inseminación” química.

¡El gobierno de los Estados Unidos podría haber ido un paso más allá al influir en el clima no solo con la ayuda de balística o productos químicos, sino también utilizando energía electromagnética!

800px-HAARP20lEl famoso proyecto HAARP – o Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia es un programa de investigación sobre frecuencias aurorales activas llevado a cabo en el territorio de los Estados Unidos en Gakona, Alaska, y ha sido administrado por la Armada de la Fuerza Aérea desde su inicio, es decir, desde 1993 hasta el año pasado, cuando se afirmó que este programa habría terminado.

HAARP consiste en una red de 180 antenas grandes, cada una con una altura de unos 72 metros, que utilizan radiación electromagnética de ondas de radio, con una frecuencia de 3,6 millones de vatios, para energizar la ionosfera.

Según las declaraciones de Alaska Dispatch, el proyecto se detuvo en el verano de 2013 debido a la falta de fondos. Sin embargo, se suponía que su cierre solo sería temporal, pero hay muy poca información disponible en este momento, y el sitio web oficial no está disponible.

Lo que se dice sobre HAARP, es que este conjunto de antenas, se puede utilizar para influir en el clima. Esto puede ser cierto, como lo demuestran las experiencias de laboratorio, que han demostrado que dirigir un haz de radiación de energía a la ionosfera puede afectar en gran medida las partículas de humedad y los electrones libres en la atmósfera. En teoría, los cambios en las nubes bombardeadas con estas radiaciones podrían generar un movimiento de corrientes en la atmósfera terrestre, lo que podría afectar en gran medida las condiciones climáticas.

Los escépticos han culpado a HAARP por varios desastres naturales, como el terremoto de 2011 en Japón, según el Alaska Dispatch. Los teóricos de la conspiración dijeron que HAARP había causado una serie de terremotos, sequías, tormentas e inundaciones, así como una serie de enfermedades. También atribuyeron haarp al accidente aéreo del vuelo 800 de TWA en 1996, así como al desastre del transbordador espacial Columbia en 2003.

Actualmente, Estados Unidos posee y opera con 3 de las 180 antenas HAARP: una en Gakona, Alaska, otra en Faribanks, Alaska y la tercera en Arecibo, Puerto Rico. Rusia también tiene un sistema HAARP en Vasilsursk, y la Unión Europea en Tromsø, Noruega.

Teóricamente, si estos sistemas funcionaran en tándem, podrían cambiar el clima en cualquier parte del mundo, según un documental presentado en History Channel y titulado “That’s Impossible: The War of Time”, pero los posibles efectos de este nivel de interferencia con el mundo natural aún no se han descubierto.

Los cambios climáticos que se están produciendo últimamente en toda Europa y en nuestro país, vienen a apoyar estas hipótesis, y a dar la voz de alarma sobre el peligroso juego que los científicos y los gobiernos del mundo están tratando de imponer a fuerzas de la naturaleza que no conocen lo suficiente, y que en algún momento pueden volverse contra quienes las generaron. produciendo efectos indeseables sobre el medio ambiente y el planeta.

 

Fuente: http://www.theepochtimes.com

Scroll al inicio