Se ha demostrado científicamente que la meditación fortalece el cerebro

Los investigadores de UCLA han estado estudiando los efectos de la meditación en el cerebro durante muchos años. Entre otras cosas, encontraron que aquellos que han estado meditando durante muchos años han alterado la cantidad de materia gris y las conexiones entre las neuronas se han vuelto más rápidas.

La profesora Eileen Luders, asistente del Laboratorio de Imaging Neuro de UCLA, y sus colegas, han descubierto que, a largo plazo, aquellos que meditan tienen un mayor número de circunvoluciones (“pliegues” de la corteza, lo que permite que el cerebro procese la información más rápido) que aquellos que no meditan. Además, se ha encontrado una correlación directa entre el número de circunvoluciones y el número de años de meditación, proporcionando una prueba más de la neuroplasticidad del cerebro, o su capacidad para adaptarse a los cambios ambientales.

La corteza cerebral es la capa externa de tejido neural. Entre otras funciones, juega un papel clave en la memoria, la atención, el pensamiento y la conciencia. Las circunvoluciones o pliegues de la corteza son un proceso por el cual la superficie del cerebro sufre cambios para crear zanjas estrechas, formando los llamados surcos y giros. Su formación puede favorecer y fortalecer los procesos neuronales. Se supone que cuando hay varios pliegues, el cerebro logra procesar mejor la información, tomar decisiones o fortalecer su memoria y así sucesivamente.

“En lugar de comparar a los meditadores con los no meditadores, queríamos ver si había una conexión entre la cantidad de práctica de meditación y el alcance del cambio cerebral”, dijo Luders.Esto se correlaciona con el número de años de meditación, lo que aumenta el número de pliegues o circunvoluciones del cerebro.

De los 40 sujetos reclutados, los investigadores realizaron resonancias magnéticas en 23 meditadores y los compararon con los sujetos del grupo de control en número de 16, dependiendo de la edad y el sexo. (Diez participantes abandonados) . Las exploraciones para el grupo de control se obtuvieron de una base de resonancia magnética ya existente, y los meditadores fueron reclutados de varios centros de meditación. Aquellos que meditaron tuvieron una experiencia de unos 20 años de meditación, utilizando varios tipos de meditación, tales como: Samatha, Vipassana, Zen u otros.

Encontraron diferencias pronunciadas por el grupo (aumento de los niveles de circunvoluciones entre los que practicaban activamente la meditación) en un segmento muy grande de la corteza , incluyendo el giro precentral izquierdo, la isla dorsal anterior izquierda y derecha, el giro fusiforme derecho y el cuneus derecho.

Quizás el hecho más interesante, sin embargo, fue la correlación positiva entre el número de años de meditación y la cantidad de circunvoluciones de la isla.

“Se supone que la isla dorsal anterior funciona como un centro de integración vegetativa, afectiva y cognitiva”, dijo Luders. “Los meditadores son reconocidos como maestros en introspección y conciencia, así como en control emocional y mental, por lo que las conclusiones enfatizan el hecho de que cuanto mayor es el número de años relacionados con la meditación, mayor es el grado de plegamiento en el área de la isla.

A pesar de que los factores genéticos y ambientales pueden haber contribuido a los efectos de los investigadores, todavía se observó “una correlación positiva entre las circunvoluciones y el número de años de práctica, lo que apoya la idea de que la meditación mejora el grado de creación de nuevas circunvoluciones en el cerebro”.

Este descubrimiento solo puede motivarnos aún más en la práctica de la meditación, ¡ahora tenemos la prueba científica de que depende de nosotros ser mejores!

Fuente: Sience Daily, después de un artículo de Mark Wheeler

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio