Ramana Maharshi – el néctar de la realización espiritual era su gusto cotidiano

Veti putea fi in contact cu noi,
primind articole despre yoga si tantra,
anunturi despre cursuri și evenimente
pe grupul de Telegram

Yoga Meditatie Tantra cu Leo Radutz
https://t.me/yogaromania

 

Lo extraordinario de Ramana Maharishi es que se ha beneficiado de una gracia excepcional.
Sintió la emoción de la aspiración espiritual desde una edad temprana y meditó con una enorme “sed” de conocer el Ser.

El néctar de la realización espiritual era su gusto cotidiano, y sus discípulos aparecían a su alrededor sin que nadie los llamara, atraídos por la realización espiritual real y extraordinaria de un maestro silencioso.
Por supuesto, una buena parte de ellos simplemente disfrutaban viendo a un maestro realizado en la carne, pero bastantes conocían la alegría de las profundidades espirituales cerca de Sri Ramana Maharishi, gracias a la gracia divina que fue catalizada por él.

La primera parte de la vida y la revelación del Ser

Ramana Maharishi nació el 30 de diciembre de 1879 y recibió el nombre de Venkataraman.
Fue un día de celebración en el que se celebró la Divina Gracia de Shiva a través de una procesión con la imagen de Siva Nataraja.

Contrariamente a lo esperado, en la infancia Ramana no estaba en absoluto inclinado a la vida religiosa. Tampoco se sentía muy atraído por las clases escolares y sufría de sonambulismo, a pesar de que era un joven inteligente, sano y fuerte. En el verano de 1896, sin embargo, tuvo una experiencia de muerte inminente que lo llevó a la revelación del Ser Eterno.

El cuerpo muere, pero el Espíritu que lo trasciende no puede ser tocado por la muerte.

La experiencia de la muerte, aunque llegó de una manera inesperada, fue una experiencia que Ramana quería entender.
Cuando surgió el miedo a la muerte y la sensación de que moriría, permaneció tranquilo, reflexionando:

“Ahora viene la muerte. ¿Qué significa eso? ¿Qué significa morir? Este cuerpo muere”.

Luego yacía en el suelo como si fuera un cadáver. Dejó de respirar, apretó los labios y pensó:

“Bueno, ahora este cuerpo está muerto. Será llevado a la hoguera y allí quemado y convertido en cenizas. Pero con la muerte de este cuerpo, ¿estoy muerto? ¿Soy yo el cuerpo? Este cuerpo es inerte y silencioso. Pero siento toda la fuerza de mi personalidad e incluso la voz del “yo” dentro de mí, separada de mi cuerpo. Así que es el Espíritu el que trasciende el cuerpo. El cuerpo muere, pero el Espíritu que lo trasciende no puede ser tocado por la muerte. Eso significa que yo soy el Espíritu eterno”.

Parece un proceso racional, pero Sri Ramana Maharishi dijo a sus discípulos que, de hecho, la comprensión sucedió de repente: “Yo él” era lo único real.
El miedo a la muerte se ha ido de una vez por todas. Desde entonces, “I-l” ha seguido siendo percibido permanentemente, y el joven Venkataraman se ha convertido en un sabio. Se volvió humilde, gentil y distante de lo que lo rodeaba. Prefiere pasar tiempo en soledad, absorto en sí mismo. Estaba envuelto en éxtasis frente a las imágenes de los dioses y santos en el templo.

Al enterarse del nombre de la montaña sagrada, Arunachala quedó fascinado por él y al final de la escuela secundaria de repente decidió irse y quedarse allí para siempre.

Así, se escapó de casa dejando solo una nota explicativa de su gesto, que terminó con la indicación de que no lo buscaban.
Esto puede parecer un problema, pero aunque por lo tanto generó sufrimiento a sus príncipes, era poco probable que encontrara una manera menos dolorosa para sus padres y permitiera el retiro a la vida espiritual.

Pasó los siguientes diez años viviendo en el templo y las cuevas, meditando en total silencio y desapego del mundo.
El hombre que lo llamó Baghavan y maharishi fue su primer discípulo, el erudito Ganapathi Shastri,también conocido como Ganapathi Muni.

Visitó Ramana en la cueva de Virupaksa en un momento en que dudaba de su práctica espiritual y le pidió consejo: “Todo lo que tenía que leer lo leía; incluso Vedanta Sastra lo entendí completamente; También hice JAPA de acuerdo con la lujuria de mi corazón; pero no he llegado a entender lo que significa TAPAS. Por eso busqué refugio a tus pies. Por favor, infórmame sobre la naturaleza de las TAPAS”.

Ramana respondió esta vez de boca en boca:

“Si alguien investiga de dónde viene la noción de ‘yo’, la mente se absorbe allí: es TAPAS. Cuando se repite un MANTRA, y el que lo repite investiga de dónde viene el sonido de ese MANTRA, la mente se absorbe en ese lugar: esto es TAPAS”.

Ganapathi Muni entonces se sintió envuelto en la gracia de aquel que se convertiría en su maestro, y la respuesta que recibió fue una revelación para él. Más tarde compuso himnos en sánscrito en honor de Ramana Maharishi y escribió Ramana-Gita, en el que explica sus enseñanzas.

Un día, la rueda de los pensamientos se ralentizará y aparecerá misteriosamente una intuición.
Pregúntate siempre, sin descanso, ¿quién soy yo?
Analiza toda tu personalidad. Trata de ver dónde aparece la idea de mí. Sigue meditando así. Mantén tu atención adentro. Un día, la rueda de los pensamientos se ralentizará y aparecerá misteriosamente una intuición. Persigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga y luego lograrás tu objetivo.

Ramana Maharishi

La visita de Ganapathi Muni fue el comienzo de lo que se puede llamar la vida pública de Ramana Maharishi

En el lugar donde estaba meditando, nació un ashram,los discípulos comenzaron a multiplicarse y comenzó a hablar sobre el método de autoextensión: ATMA VICHARA,que consideraba el principal camino hacia el conocimiento del Ser Divino.

Atma Vichara

Maharishi sugirió a los discípulos que se preguntaran: “¿Quién soy yo?” para darse cuenta de su naturaleza divina, mientras les aconsejaba que evitaran una respuesta intelectual como “Soy tal, tengo tantos años y estoy practicando tal profesión, etc.”
No es necesario buscar el examen por la mente de su propio contenido, sino llevar el primer camino de manifestación de la mente – el pensamiento “yo” – a su origen que es el Ser. La pregunta es en realidad el pretexto para una reflexión consciente sobre la esencia que se encuentra más allá de las palabras. Esto lleva a la revelación de que detrás de las representaciones verbales de uno mismo está el Ser Eterno.

Eres éxtasis

„Extazul nu e ceva ce trebuie obținut.
Pe de altă parte tu ești extazul.
Dorința (de a-l obține) este născută din senzația de incompletitudine.
Dar a cui este această dorință de incompletitudine? Întreabă-te. În somnul adânc erai în extaz.
Acum nu mai ești.
Ce s-a interpus între extaz și non-extaz?
Eu-l.
Caută-i originea și află că tu ești Extazul.”

Ramana Maharishi

Ramana Maharishi escribió poco y sólo a petición de los discípulos.
Su obra más importante es “Cuarenta versos sobre la vida”. También compuso “Cinco himnos a Arunachala”.

La enseñanza de Ramana Maharishi es idéntica a la del Advaita Vedanta y tiene como objetivo alcanzar el Ser.

La forma de investigar la naturaleza del yo propuesta por él es la introspección (JNANA, conocimiento). Esto busca eliminar la identificación del Ser con el cuerpo físico y todo lo relacionado con él, incluida la mente. Lo que queda es existencia pura, conciencia pura y felicidad pura (SAT – CIT – ANANDA).
Constituyen la naturaleza de la Conciencia Suprema, el Atman del Ser Inmortal, la conciencia testigo que se alcanza trascendiendo el mundo visible.

La experiencia del Ser Supremo es accesible a todos. El yo no está separado de nosotros, no es algo metafísico e inaccesible. Para percibirlo, solo es necesario superar las proyecciones de la mente que siempre lo coloca en otro lugar. El yo está aquí y ahora, oculto sólo por los velos de la apariencia.

Maharishi era un ser lleno de compasión, gentileza y humildad

A su alrededor flotaba una atmósfera de paz y amor. A un discípulo preocupado de que tal vez, debido a sus pecados, iría al infierno cuando muriera, le respondió: “Si vas allí, Bhagavan vendrá detrás de ti y te traerá de vuelta”.

Cuando tuvo cáncer y sus discípulos estaban preocupados de que iba a morir, les dijo, sugiriendo que no lo identificara con su cuerpo físico:“No voy a ir a ninguna parte, ¿a dónde podría ir? Me quedaré aquí para siempre”.

Dejó su cuerpo físico para siempre el 14 de abril de 1950, en la posición de loto. Se dice que en ese momento un cometa cruzó el cielo y se puso detrás del monte Arunachala.

La gracia fue dada en silencio

Sus discípulos relatan que la iniciación fue dada en silencio, y la enseñanza más elevada consistió, para aquellos que pudieron recibirla, precisamente en presencia de Ramana Maharishi. Estando a su alrededor, en silencio, uno podría experimentar directamente la autorrealización.

Esto es lo que testifica Arthur Osborne, uno de sus discípulos cercanos, quien luego se encargó de publicar las obras de maharishi y escribió varios libros sobre él:

„Bhagavan era rezemat pe canapea iar eu ședeam în primul rând din fața sa. S-a ridicat cu fața spre mine și, cu ochi scrutători, a sfredelit în mine pătrunzându-mă adânc, cu o intensitate pe care nu o pot descrie. Era ca și cum ochii lui ar fi spus: «ți s-a spus deja; de ce nu ai realizat asta până acum?» și apoi liniște, o pace adâncă, o ușurare și o fericire indescriptibilă.
Am început să trăiesc cu un ritm de fericire în inimă, simțind binecuvântarea și misterul celui care era Ghidul meu spiritual, repetându-mi ca pe un cântec de iubire că el era Ghidul meu spiritual, legătura între cer și pământ, între Dumnezeu și mine, între Existența fără formă și inima mea.
Am devenit conștient de uriașa grație a prezenței sale. Până și în aspectele exterioare se purta grațios cu mine, zâmbindu-mi când intram în hol, făcându-mi semn să mă așez în locuri în care mă putea privi în meditație.

VICHARA, continua interogare «Cine sunt eu?», a început să trezească în mine o anume conștiință a Sinelui ce se manifesta drept Baghavan în afară, precum și drept Sine interior în același timp.”

Arturo Osborne

Frank H. Humphreys, su primer discípulo occidental, contó la historia de que conoció a Sri Ramana Maharishi enun sueño, luego lo identificó con la ayuda de fotografías, y cuando finalmente llegó a conocerlo físicamente, lo miró a los ojos durante media hora:

“No ha cambiado en absoluto su expresión de profunda contemplación. Comencé a darme cuenta de que el cuerpo es el templo del espíritu. Solo podía sentir que su cuerpo no era un hombre, sino que era el instrumento de Dios, que era totalmente una encarnación de lo que Dios quiere decir más extraordinario. Mis sensaciones eran indescriptibles”.

Frank H. Humphreys

“Hay horas que deben escribirse en letras doradas en el calendario de nuestras vidas”, dijo Paul Brunton, refiriéndose a su reunión con Ramana Maharishi. Apreció la simplicidad y la modestia que logró mantener más allá de la atmósfera de genuina grandeza espiritual a su alrededor. Dijo que la presencia de personas como maharishi asegura la continuidad de nuestra conexión con la divinidad y que debemos aceptar el hecho de que un hombre tan sabio parece revelarnos algo y no convencernos de algo.

No hay diferencia entre Dios, el Guía Espiritual y Él mismo

„Ghidul spiritual este deopotrivă în afară și înăuntru. Din afară el dă un impuls minții să se întoarcă înăuntru. Din interior el atrage mintea spre Sine și o ajută să se liniștească. Iată harul unui Ghid spiritual. Nu există diferență între Dumnezeu, Ghid spiritual și Sine. Ghidul spiritual e înăuntru. Meditația are rolul de a destrăma ideea ignorantă că el este numai afară. Dacă el este un străin pe care îl aștepți, atunci e destinat să dispară… care poate fi utilitatea unei ființe trecătoare ca asta? Dar câtă vreme gândești că ești separat sau că ești trupul cu mădularele lui, este necesar și un Ghid spiritual exterior și va apărea ca având un corp. Când va înceta greșita identificare cu corpul, se va vedea că Ghidul spiritual nu este altcineva decât Sinele.”

Ramana Maharishi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio