Mahasiddha Savaripa – El cazador

Veti putea fi in contact cu noi,
primind articole despre yoga si tantra,
anunturi despre cursuri și evenimente
pe grupul de Telegram

Yoga Meditatie Tantra cu Leo Radutz
https://t.me/yogaromania

En el bosque de lo desconocido vaga un ciervo,

Un ciervo llamado Alienación.

Extendiendo el gran arco de los medios del conocimiento y de la visión clara,

Haciendo volar la única flecha, de la verdad última,

El ciervo muere, ¡sí, el pensamiento muere!

Entonces su carne se convierte en la fiesta de la no-dualidad.

El aroma es el sabor de la felicidad pura

Y la meta, la Actitud Magnífica, se logra así.

En las montañas de mantras salvajes, vivía un cazador llamado Savaripa. Su karma fue maldecido porque su supervivencia dependía de matar a otros hechos vivos. Está en un círculo vicioso, sufriendo según la ley del karma, aquellos que matan animales y consumen su carne, están condenados a renacer como cazadores. Mató para sobrevivir y sobrevivió para matar.

Pero un día, Lokesvara, el Bodhisattva de la compasión, al ver la dura vida de Savaripa, quiere por pura compasión ayudarlo a romper este círculo vicioso de su vida, y así se le aparece en la forma de otro cazador, mientras Savaripa está en el bosque.

“¿Quién eres?”, preguntó Savaripa con incredulidad.

“Soy un cazador como tú”, responde el Bodhisattva.

Savaripa le preguntó además al supuesto cazador, cuántos ciervos podía matar con una sola flecha, y él respondió que unos trescientos. Estaba un poco consternado por la respuesta, ya que estaba muy orgulloso de su habilidad como cazador, invitó a Lokesvara a competir con él a la mañana siguiente.

Cuando se encontró de nuevo, Lokesvara cazó cien ciervos con una sola flecha y le pidió a Savaripa que se llevara uno a casa. Él, tratando de recoger al ciervo, falló, y en ese momento el orgullo se derritió en el acto, y le rogó al Bodhisattva que le enseñara a hacer tiro con arco como él.

El Bodhisattva prometió enseñarle si Savaripa dejaba de comer carne durante un mes.

Durante este tiempo, Savaripa y su esposa se hicieron vegetarianos, abandonando el hábito de comer carne y matar animales, como resultado, el Bodhisattva le dijo que además de abandonar este hábito también debía aprender a meditar sobre el amor y la compasión por todas las criaturas vivientes. El cazador aceptó esto sin dudarlo, de modo que después de un mes recibió la iniciación en los principios básicos de la doctrina de Buda.

Así Lokesvara le enseñó acerca de los efectos kármicos de la virtud y el vicio, acerca de las diez acciones virtuosas y sus opuestos. Después de eso, Savaripa recibió de Lokesvara una sadhana permanente, siendo enviada a meditar en el monte Danti. Después de doce años, durante los cuales Savaripa meditó en la sublime compasión sin objeto e incondicional, entró en un estado desprovisto de pensamientos y alcanzó la realización suprema mahamudra.

Después de darse cuenta, su gurú alabándolo le dijo que tendría que regresar al mundo: “Debes permanecer atado por la rueda de la vida y la muerte por el bien de aquellos atados a ella. Tu objetivo debe ser liberar a un número infinito de personas”.

Escuchando sus consejos, Savaripa regresó a su país, transmitiendo su enseñanza a aquellos con buen karma, a través del canto y la danza, el sonido y el símbolo. Se dice que su misión no terminará hasta que el próximo Buda o Maitreya traiga y predique en la Tierra, el Evangelio de las Nuevas Eras.

Aquí termina la historia de Svaripa, el cazador que se hizo vegetariano y tocó el nirvana a través de la práctica de la meditación continua sobre la compasión sublime.

Desde el punto de vista de la práctica espiritual, el camino de Savaripa se basa en una enseñanza hinayana, clara y simple, respectivamente, sobre la doctrina del karma. Las percepciones de Lokeswara que inducen el trance irreflexivo de compasión sublime pertenecen al berrinche no dualista, y el resultado es el nirvana trascendente (mahanirvana) y no el nirvana de la disolución del hinayana. Después de alcanzar este nirvana supremo, la sadhana de Savaripa consistía en imitar a Lokesvara, jurando que no entraría en el Nirvana de la disolución total hasta que todos los hechos pudieran acompañarlo.

Representa el ideal más puro de un Bodhisattva, encontrándose a menudo en un contexto tántrico.

Se supone que el Gran Savaripa nació a finales del siglo VIII y murió a mediados del siglo IX, en una tribu de cazadores aborígenes Sabara, una tribu que era conocida por su Siddhasi, y que vivía en el este de la India, cerca de la cordillera del mantra.

La línea espiritual de Savaripa es la de Saraha, ya que él era el principal Samvara-Guru de la Saraha más joven. Su linaje también incluye a Saraha Nagarjuna, Savaripa y luego Luipa, quien es el principal discípulo de Savaripa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio