Los misterios de un gran clarividente – WOLF MESSING

Jugando

Wolf Messing fue una de las personalidades más enigmáticas del siglo XX. Predijo con precisión la muerte de Hitler, la derrota de la Alemania nazi y la victoria de la URSS en la Segunda Guerra Mundial. Sus asombrosas predicciones crearon a su alrededor un aura mística, que asustaba y al mismo tiempo fascinaba. A través de su fenomenal poder de sugestión y control mental, logró escapar de los campos de exterminio de Hitler y los gulags soviéticos. Aunque sus increíbles habilidades han sido estudiadas por eruditos de todo el mundo, Wolf Messing siguió siendo un enigma, una leyenda del hombre, conocido hoy como el hipnotizador más famoso y el mejor telépata de la historia humana. Todos los documentos que le pertenecieron están hoy en el ARCHIVO del FSB y quizás algún día sean desclasificados.

¡Soy Wolf Messing!

Moscú, noviembre de 1940. 9.50 horas. A través de la majestuosa puerta de la fortaleza del Kremlin, custodiada por oficiales armados, un hombre bajo camina firmemente, con una apariencia modesta, incluso gris, pero con una mirada penetrante, que delataba una naturaleza fuerte. Sorprendentemente, pasa junto a los guardias sin que se le pregunte nada en absoluto, y penetra más allá de las gruesas paredes de ladrillo rojo. Los sinuosos pasillos del palacio están llenos de soldados con armas a sus pies. El individuo desconocido pasa junto a ellos, como si nadie lo notara. Gira a la izquierda, luego a la derecha, sube las escaleras y en pocos minutos llega al piso superior, donde, al final del pasillo, está el gabinete del camarada Joseph Stalin, el líder supremo de la Unión Soviética. Al llegar a la puerta de la oficina, se detiene junto al oficial de turno. Se pone de pie en posición recta y saluda solemnemente a lo desconocido, como si fuera una persona extremadamente importante. El hombre presiona la enorme manija de bronce, abre la puerta doble y entra desinteresadamente en el gabinete del hombre más temido de la Unión Soviética. Desde detrás del escritorio, Stalin levanta la mirada y pregunta con voz qué ve con asombro: “¡Increíble! ¿Cómo lograste superar a todos los guardias y llegar tan lejos?”

“¡Es muy simple, camarada Stalin! ¡Inoculé en la mente de todos que soy Lavrenti Beria, el jefe del aparato policial!”, Respondió el hombre con una sonrisa.

El individuo desconocido que había logrado perforar en pocos minutos todos los filtros de control de la fortaleza mejor custodiada de Moscú no era otro que Wolf Messing, el famoso clarividente.

Unos días antes, tuvo una reunión con Joseph Stalin quien, desconfiado de sus poderes extrasensoriales, lo sometió a una prueba: entrar en el Kremlin sin documentos y presentarse en su gabinete, exactamente a las 10 de la mañana. Aunque tal intento fue equivalente al suicidio, Messing acepta inmediatamente el desafío, respondiendo con indiferencia: “¡Ejecutaré tu orden y te demostraré que puedo penetrar en todo el sistema de defensa del Kremlin! ¡Porque soy Wolf Messing!”
Pero, ¿quién era Wolf Messing, este misterioso personaje, y cómo llegó a encontrarse personalmente con el temido Stalin?

El niño prodigio

La historia comienza en septiembre de 1899, en Polonia, en la ciudad de Góra Kalwaria, que en ese momento era parte del Imperio ruso. En la familia del comerciante judío Messing, nació un niño pequeño, que a primera vista parecía muy extraño para todos ellos: con ojos grandes, el color del padre, con cabello negro, inusualmente a menudo para un recién nacido. Por eso recibe el nombre de Lobo, palabra que en alemán significa “lobo”. A la edad de cuatro años, el niño comenzó a sufrir de sonambulismo, un trastorno neurológico que entonces se consideraba causado por las fases de la luna. A menudo se había sorprendido por la familia sentada en su sueño en la ventana y mirando la luna.

Un día, les dijo a sus padres que el astral celestial está habitado por seres extraños que le hablan. “Me dijeron que no soy como todos los demás. Que un poder increíble está escondido dentro de mí, y que todos ellos, los habitantes del cielo, me ayudarán a sacarlo”. Al escuchar los gruñidos que el niño estaba enredando, el padre de Wolf pensó que la mejor solución era llevarlo a la escuela religiosa.

 

Comedor joven

Wolf Messing en su juventud

De la enfermedad del noctambulismo, Wolf se curó con una cura simple y mucho más endeble. Sus padres colocaron una fuente de agua junto a su cama para que cuando se levantara, tuviera que entrar en el agua fría que lo despertó de inmediato. Desde los primeros años de escuela, Wolf demostró que tenía una memoria excepcional, aprendiendo rápidamente textos complejos del Talmud. Toda la familia ya lo veía como un futuro rabino. Pero la enseñanza religiosa no era en absoluto del agrado del niño, y un día decidió huir del seminario.

Con solo unas pocas monedas en el bolsillo, Wolf se dirige a la estación de tren y se sube al primer tren que se interpone en su camino. Todo lo que quería era dormir un poco después del largo y agotador viaje que había hecho a la estación de tren. Se escondió debajo de un banco y se durmió de inmediato. Este fue el momento decisivo que marcó toda su existencia.

Aquí, en el vagón del tren con destino a Berlín, el lobo fue dado a descubrir por primera vez su increíble poder de sugestión, la capacidad de inducir ciertos pensamientos en las personas. El controlador de boletos lo vio agachado debajo del asiento del banco y le pidió su boleto. Asustado, el niño miró a su alrededor y, al ver un papel tirado al suelo, se lo entregó al controlador diciendo en su mente: “¡Este es mi boleto!” El conductor tomó el papel, lo giró entre sus palmas, lo compostó y se lo devolvió como un boleto real: “¿Qué estás buscando debajo del asiento del banco si tienes un boleto? Hay muchos lugares. ¡En dos horas estaremos en Berlín!”

Así es como Wolf llegó a la capital alemana, solo y sin ninguna ayuda de la nada. Siguieron días duros, de hambre terrible. La única forma de sacar unos centavos era batir los zapatos de los transeúntes, pero la ganancia era tan pequeña que Wolf siempre tenía hambre. Hasta que un día, cuando su frágil cuerpo cedió y el niño se desplomó sobre los adoquines. Encontrado por la policía y considerado muerto, es llevado a la morgue. Tres días después, por casualidad, un estudiante descubre que el niño todavía está latiendo su corazón. Volviendo a sus sentidos, comenzó a gritar: “¿Por qué llevarme a la policía o al hogar de niños?”

El profesor Abel, un renombrado neurólogo que había sido llamado urgentemente para ver el extraño caso, lo miró desconcertado y le preguntó: “¿Por qué dijiste eso?” “Porque eso es lo que pensabas hace unos minutos”, responde el niño. Después de unos días, el profesor Abel nota con aún más asombro que Wolf, a pesar de que había sufrido una anemia muy fuerte, fue capaz de regenerar su propio organismo, por su propia voluntad. El neurólogo alemán se dio cuenta rápidamente de que el niño poseía fantásticas capacidades extrasensoriales. Y así Wolf llegó a ser conocido en el hospital como el “niño maravilla”.

 

Visitando a Einstein y Freud

Freud jugando

En Alemania durante los años en que conoció a Freud y Enstein

Bajo la guía y cuidadosa supervisión del profesor Abel y otros neurólogos y psiquiatras, Wolf comenzó a descubrir y luego practicar sus habilidades únicas. Poco a poco, se dio cuenta de su capacidad para controlar a las personas a nivel mental y aprendió a desentrañar del “coro de voces” que resonaba en su subconsciente exactamente esa voz que tenía que capturar e individualizar.

Después de varios años de experimentos y ejercicios, el niño logró introducirse en el estado de catalepsia y pudo suprimir completamente cualquier dolor. Luego decidió junto con el profesor Abel que estaba listo para darse a conocer al público en general. Y así, Wolf, de 16 años, consiguió un trabajo en el circo estatal de Berlín, donde tenía su propio número de ilusionismo.

En la primera parte de la actuación, Wolf asombró a los espectadores caminando descalzo sobre espadas y clavando agujas en su cuerpo, sin que ni siquiera una gota de sangre fluyera hacia él. Y en la segunda parte, realizó demostraciones de hipnosis y telepatía: leyó los pensamientos de los que estaban en la sala, “limpió” de los bolsillos de los espectadores varios objetos, sin salir del escenario, o transmitió a nivel mental varios comandos a los sujetos.

“No se trata de leer pensamientos, sino, más correctamente, leer los músculos. Cuando una persona piensa intensamente en algo, las células nerviosas en el cerebro transmiten impulsos a todos los músculos del cuerpo. Esta acción no es visible para el ojo no iniciado, pero inmediatamente la capturo y la tomo bajo control. Y así, transmito fácilmente comandos al sujeto en un nivel subconsciente, sin tener contacto directo”, explicó Wolf Messing unos años más tarde.

Sus inusuales experimentos psicológicos se habían hecho tan conocidos que miles de personas acudieron en masa para sentarse en actuaciones en toda Alemania. El joven fue el cabeza de cartel de su programa titulado “Wolf Messing’s Psychological Experiences”. Pronto, su fama se extendió por toda Europa, y el propio Albert Einstein expresa su ardiente deseo de conocer al joven médium. Al enterarse de que está de gira por Austria, el famoso físico invita a Messing a visitarlo. En su casa, Wolf también conoce a Sigmund Freud, el gran neuropsiquiatra que inmediatamente le propone realizar un experimento juntos. A través de la telepatía, Freud sugiere al joven Wolf que vaya a la otra habitación, traiga un violín de su escritorio, se lo entregue al físico y, a nivel mental, le transmita la solicitud de tocar una pieza musical. Wolf ha superado con éxito la prueba del psiquiatra que, encantado más allá de toda medida, le propone un segundo experimento. Esta vez, Messing tuvo que tomar pinzas del tocador y arrebatarle tres pelos al físico del famoso bigote exuberante. Un poco avergonzado, Wolf tomó pinzas con dos dedos, se volvió hacia el científico y, disculpándose, le explicó lo que estaba obligado a hacer. Einstein sonrió y aceptó el juego.

Así es como el joven Messing fue elegido con dos amigos famosos de todo el mundo. Parece que el joven telépata vivió durante varios meses en la casa de Freud, donde el padre del psicoanálisis le ayudó a ampliar aún más sus horizontes, formándolo en el campo de la hipnosis y la autohipnosis.

Atrapados entre Hitler y Stalin

Molestando a Hitler

En una manifestación pública

Durante años, ha viajado por todo el mundo, ofreciendo actuaciones sensacionales en toda Europa, en las Américas, en la India y en Japón. Al llegar con el recorrido a Riga, la capital de la actual Letonia, Wolf Messing llevó a cabo frente a miles de espectadores un experimento único, completamente novedoso: condujo un automóvil en el bulevar principal de la ciudad, con los ojos vendados. A su derecha, el conductor le dictaba mentalmente las maniobras que tenía que realizar. Messing nunca había susurrado en su vida y este experimento, aunque llevado a cabo con éxito ante el aplauso de la multitud, nunca se repitió.

En 1937, durante una actuación en Varsovia, Messing se atrevió a dar una predicción que cambiaría la trayectoria de su vida y su brillante carrera. Frente a miles de personas, predijo la fecha exacta de la muerte de Adolf Hitler, entonces canciller de Alemania, que ya estaba preparando la política de desencadenar la Segunda Guerra Mundial. Al día siguiente, todos los grandes diarios polacos titularon en letras grandes en la portada: “¡Un profeta judío predice el 30 de abril de 1945 como el día de la muerte de Hitler!” Naturalmente, esta noticia llegó inmediatamente a oídos del líder nazi y el Führer ofreció una recompensa de 200 mil marcos, una suma fabulosa, al que trajera la “cabeza” del profeta.

 

Desorden soviético

En sus años soviéticos

Cuando las tropas alemanas invadieron Polonia, se produjo una verdadera cacería contra Wolf Messing. Al darse cuenta del peligro, el famoso médium se escondió durante meses en el sótano de la casa de un comerciante en Varsovia, hasta que un día, cuando sucedió lo inevitable. Messing fue descubierto, arrestado y golpeado cruelmente hasta que perdió el conocimiento. Volviendo a sus sentidos sólo en la celda oscura en el sótano del Ministerio del Interior en Varsovia, Messing reunió todas sus fuerzas y, por el poder de su mente, dijo a los guardias más allá de las frías paredes de la cárcel en la que había sido arrojado, que todos se reunirían allí. Primero llegaron los guardias, y después de unos minutos, huyendo, llegó el oficial de turno. No quedaba nada que Messing hiciera más que pasar junto a ellos sin ningún problema, cerrar la pesada puerta de hierro y abandonar el edificio.

En esos terribles años, en toda Polonia, los judíos fueron arrestados y obligados a vivir en guetos. Los que lograron escapar huyeron a través de la frontera, especialmente a la Unión Soviética, con la esperanza de una vida más tranquila. Así, aunque la idea no le encantó, Messing decide que su nuevo destino debe ser el enorme país del este. Aunque no hablaba ruso y no conocía a nadie, Wolf Messing es bienvenido en la banda de artistas que actuaron en la región de Brest, en el suroeste de Bielorrusia. Y he aquí, una vez más, que su don único e inusual le salvaría la vida.

Durante una actuación en Minsk, en el escenario, cerca de Messing, aparecieron varios agentes de la NKVD (policía secreta soviética) y, disculpándose con la audiencia, lo “saltaron” sobre el telépata. Fue llevado directamente al terrible Stalin, que ya había oído hablar de los poderes fenomenales del clarividente. Para verificar sus capacidades, Stalin le ordenó ingresar al tesoro estatal y obtener una suma enorme, cien mil rublos, sin ningún documento a mano, ayudándose solo por el poder de la mente. Incluso bajo la mirada de los agentes secretos, Messing entró en el edificio del Banco Central, se dirigió al cajero y, estirando al empleado una simple página en blanco de un cuaderno dictando, abrió su maletín anticipándose a los billetes. El cajero investigó el simple trozo de papel, luego abrió la bóveda y contó cien mil rublos. Para el telépata, el experimento resultó ser pan comido.

Aunque en Rusia, en ese momento, la hipnosis, la telepatía u otros “trucos ilusionistas” se consideraban charlatanes y, como tales, completamente prohibidos, Stalin permitió que Wolf Messing ofreciera actuaciones en toda la Unión Soviética.

En 1943, durante una actuación en Novosibirsk, se le preguntó a Messing cuándo terminaría la guerra. Sin pensarlo, el clarividente respondió con voz seria: “Veo tanques con la insignia del Ejército Rojo desplazándose por las calles de Berlín. 8 de mayo de 1945”.

El testamento de Messing

Desordenar voluntad

Psicóloga Olga Migunova

La única persona que Messing aceptó a su alrededor y a quien reveló algunas de las técnicas de sus experimentos psicológicos es Olga Migunova, hoy presidenta de la Academia de Hipnosis de Moscú, psicoterapeuta y doctora en Ciencias Neuropsicológicas. Con la famosa telépata, Olga Migunova se conoció en 1966, en la ciudad de Gelendjik en la región de Krasnodar.

“Tenía 17 años, había venido con mi madre a asistir a una de las conferencias del profesor Messing. Recuerdo perfectamente ese día, como si fuera ayer. La sala estaba llena. En el escenario, ante el aplauso de cientos de personas, apareció Wolf Messing. Se detuvo por unos momentos y miró hacia la habitación, luciendo como alguien. Se dirigió directamente a la fila donde yo estaba sentado y se detuvo frente a mi madre. Se inclinó y dijo: ‘Por favor, saca a tu hija de la habitación. Olga interrumpe mis experimentos. Espérame después de la actuación”. Estaba ansioso por ver a ese fascinante personaje, pero me sometí a su voluntad y salí de la habitación llorando. La pobre madre no sabía cómo reconciliarme. Pero no volvimos a casa, y después de dos horas, el profesor Messing vino a nosotros y le dijo a su madre: “Olga tiene que ir conmigo a Moscú. Su lugar está a mi lado en el escenario. Tu hija tiene capacidades fenomenales'”.

Así es como Olga se convirtió en asistente y estudiante de Wolf Messing. Y un día el maestro le reveló un secreto: el estado letárgico en el que había caído de niño había sido su primer viaje al inframundo. Parece que Wolf Messing había cruzado el umbral del mundo de los sin vida docenas de veces en un intento de desentrañar el misterio de la muerte. “Guardo con santidad hasta hoy este papel que la maestra me entregó un día”, dice Olga Migunova. “Aprendí de memoria todas las líneas y formas extrañas que fueron dibujadas por la mano del maestro. Cuando me dio el papel, tenía un cálido brillo en sus ojos. Sabía que era un mensaje importante, pero todavía no he podido descifrarlo. Creo que es un mensaje codificado sobre el hecho de que el hombre puede existir en ambas dimensiones: de la vida y de la muerte”.

En los últimos años de su vida, Wolf Messing se ha encerrado cada vez más. Las actuaciones eran cada vez más esporádicas y cortas.

Desorden grave

Tumba en Moscú de Messing y su esposa Aida

La muerte de su esposa, Aida, con quien había vivido durante décadas, lo derribó por completo. Estaba terriblemente atormentado por la idea de que él, Wolf Messing, el que había ayudado a miles de personas, a pesar de que había previsto con precisión el día y la hora de la muerte de su amada esposa, con todas sus habilidades fenomenales, no había podido salvarla. “El hombre nunca debe descubrir su futuro. Tal conocimiento podría ser fatal para él”, dijo una vez el famoso telépata.

Wolf Messing murió el 8 de noviembre de 1974. Dos días antes, enfermo y operado, antes de irse al hospital, se detuvo junto a su retrato en su escritorio y dijo: “Bueno, eso es todo Wolf, ¡la historia ha terminado! ¡De ahora en adelante no vuelves!”

Fuente: Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio