G. I. Gurdjieff – un maestro espiritual poderoso e inconformista

Am deschis înscrierile la
o nouă grupă de Abheda Yoga si meditație
Cu Leo Radutz!
Din 15 septembrie - in Bucuresti si Online. CLICK pe link pentru detalii

https://alege.abhedayoga.ro/yoga-septembrie/

Era un maestro espiritual inusual.

Fuerte e inconformista, te obliga con su presencia a ser igual de fuerte, capaz y atento.
Hablaba directamente y no rehuía la vida.
También conoció a Brâncuși en un momento.

Aquellos que lo siguieron y resistieron en su equipo lograron logros espirituales.
Antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial, un hombre de origen armenio-griego, que había vivido plenamente la experiencia de viajes y experiencias profundamente esotéricas, regresó a Rusia, el país donde había nacido, trayendo consigo la inestimable enseñanza mística de Oriente.

“Sorprende por su gran sencillez interior y su aire natural con el que nos hizo olvidar por completo que representaba para nosotros el mundo de lo milagroso y lo desconocido.. También sentía, muy fuertemente, en él, la ausencia total de cualquier tipo de impedimento o deseo de impresionar de alguna manera a los de su séquito. Además, lo sentí completamente desinteresado, totalmente indiferente a su lujo, a su comodidad y capaz de no escatimar esfuerzos en su trabajo”.

P.D.Uspensky, Extractos de una enseñanza desconocida

La primera parte de la vida

George Ivanovitch Gurdjieff (1877-1949) nació en la ciudad de Alexandropol, cerca de la frontera ruso-persa.
Su familia, de origen griego, vivió durante algún tiempo en Turquía, estableciéndose posteriormente en Armenia.
El padre de Gurdjieff, la persona con mayor influencia en su infancia y adolescencia, era carpintero de profesión. En su taller, innumerables personas se reunieron por las noches que tuvieron discusiones sobre religión y, sobre todo, contaron innumerables leyendas asiáticas. Estas historias impresionaron mucho a Gurdjieff y lo apasionaron por lo fantástico y lo sobrenatural desde una edad muy temprana.

Sus primeros años transcurrieron en una atmósfera de historias, leyendas y tradiciones. A su alrededor, lo milagroso había sido un hecho real. Las predicciones que había escuchado y a las que su séquito daba total confianza se habían hecho y le habían abierto los ojos a muchas cosas. El entrelazamiento de todas estas influencias había creado en él, desde la más temprana edad, un pensamiento orientado hacia lo misterioso, incomprensible y mágico“.

P.Uspensky, Extractos de una enseñanza desconocida

Recibió una muy buena educación, siendo supervisado de cerca por el obispo de la localidad, quien lo entrenó para convertirse en médico y sacerdote.
Gurdjieff se fue de casa cuando todavía era un adolescente y regresó después de 20 años. Se dice que durante este período viajó a Asia, Europa y África, siendo miembro de un grupo esotérico llamado los “Buscadores de la Verdad”, que tenía como objetivo encontrar la Verdad Última.

Conoció a fachiri y derviches, auténticos maestros espirituales, estudió prácticas yóguicas, visitó los famosos monasterios tibetanos.

Los líderes de su grupo lo enviaron de un maestro a otro, cada uno de los cuales le dio una parte de su conocimiento, así como su oficio. Así, aprendió el arte del tejido, la caligrafía, el procesamiento del latón, las técnicas respiratorias, las danzas derviches, la música sufí y las técnicas yóguicas de rápida evolución.

Tenía una naturaleza muy aventurera y demostró una inventiva extraordinaria.

Contó a sus discípulos cómo, para recaudar fondos para libros y para los viajes del grupo “Buscadores de la Verdad”, atrapó gorriones que pintó y vendió a ricos como canarios americanos, cómo compró alfombras del Cáucaso y las vendió en Moscú alegando que eran de la India, convencido de que no es pecado aprovecharse del esnobismo y la estupidez de los ricos.

Regresó a Rusia con el “Sistema” en su lugar, que entregó a sus discípulos por el resto de su vida.

Un sistema destinado a explicar la naturaleza del hombre y del Universo. El lenguaje que usaba era el de un científico. Incluso desde la adolescencia buscó acercar su estilo de vida occidental, fascinado por la medicina, la física, la mecánica, la química, de modo que la información que recopiló en sus viajes se combinó con los últimos descubrimientos occidentales de ese período.
Gurdjieff regresó a Moscú en 1912, donde buscó formar un grupo de discípulos. Entre sus primeros discípulos estuvieron: el Dr. de Stjoernval, el compositor Thomas de Hartmann, el escultor Vladimir Pohl.
En 1915, escribió y dirigió un ballet “hindú” titulado “La lucha de los magos”, una ocasión que mediaría en el encuentro con su discípulo más famoso, Peter Demianovitch Uspensky.

Su discípulo más famoso, Peter Demianovitch Ouspensky

Fue un conocido matemático, periodista y un gran aficionado al esoterismo. Había escrito un exitoso libro llamado “Tertium Organum”, en el que argumentaba la idea de acercarse al tiempo como una cuarta dimensión. En 1914 se embarcó en un viaje alrededor del mundo, queriendo encontrar una enseñanza que cumpliera sus aspiraciones de descubrir la Verdad, Una escuela esotérica que podía ser seguida y verificada paso a paso, no el tipo de escuela en la que el hombre tenía que sacrificarlo todo antes de poder comenzar, antes de saber si realmente poseía el Conocimiento deseado.
La paradoja lo llevó a encontrar en su país a su regreso lo que había estado buscando durante mucho tiempo en otro lugar.

En el corazón del sistema enseñado por Gurdjieff están las siguientes ideas:

  • el hombre está en un estado de sueño, en el que utiliza sólo una pequeña parte de su fuerza afectiva, mental y espiritual;
  • el hombre está tan condicionado por sus hábitos y prejuicios que todas sus reacciones son totalmente predecibles para él, funciona como una máquina, lo que llevó a Gurdjieff a introducir el concepto de hombre-máquina;
  • el hombre-máquina está sujeto a una multitud de leyes que determinan su existencia;
  • El hombre debe alcanzar convertirse en su propio amo usando su propio libre albedrío, y esto sólo puede lograrse mediante un proceso de auto-observación y conciencia;

Esta comprensión de la existencia se basa en dos leyes fundamentales del Universo: la Ley de Tres y la Ley de Siete.

La Ley de los Tres

Argumenta que todo lo que existe en manifestación es el resultado de la interacción de tres fuerzas llamadas positivo-activo, negativo-pasivo y neutral. La mayoría de las veces el hombre es consciente sólo de la existencia de fuerzas positivas y negativas e ignoramos la existencia de la tercera.

La Ley de los Siete

Muestra que no hay un proceso que vaya bien. Así como hay dos medios tonos o hiatos en el rango musical, cualquier proceso iniciado se desviará del propósito previsto, a menos que se le proporcione suficiente energía adicional para “llenar” los dos hiatos.

Otra idea básica del sistema de Gurdjieff es el eneagrama.

El eneagrama es un símbolo fundamental que condensa en forma sintética las leyes fundamentales del Universo, la Ley de Tres y la Ley de los Siete. Consiste en un círculo dividido en 9 partes iguales y una serie de líneas. Estas líneas forman un triángulo equilátero apuntando hacia arriba, una expresión de la Ley de los Tres, y los seis puntos constituyen una expresión dinámica y procedimental de la Ley de los Siete. El eneagrama fue revelado en Occidente por primera vez por Gurdjieff, quien muy a menudo aplicó este diagrama a sus métodos de despertar espiritual.

Gurdjieff llamó a su sistema “la cuarta vía”

Llamó a su sistema la cuarta forma de diferenciarlo de los tres primeros caminos de evolución que consideró: el camino del fachir, el monje y el yogui.

En 1917, la revolución rusa interrumpió el trabajo de Gurdjieff y su grupo. Gurdjieff regresa a la casa de sus padres en el Cáucaso, seguido por muchos miembros del grupo. Fundó en Tiflis el “Instituto para el Desarrollo Armonioso del Hombre”, donde continuó el trabajo iniciado en San Petersburgo.
El caos creado por la Primera Guerra Mundial fue utilizado por Gurdjieff para llevar a cabo expediciones a regiones que fueron sacudidas por luchas internas, para aumentar la resistencia física y mental de sus discípulos.

Hizo que sus discípulos realizaran varias labores físicas muy duras, para enfrentar ciertas situaciones de la vida que creaban momentos psicológicos difíciles. Gurdjieff envió damas de la alta sociedad para vender varios artículos en el mercado. Todas estas situaciones un tanto extrañas tenían la intención de crear ciertas circunstancias que determinaran al individuo a enfrentarse a sí mismo, con sus limitaciones y prejuicios.

A principios de los años 20 la existencia se había vuelto tan difícil en Rusia que Gurdjieff y sus discípulos tuvieron que ir a Constantinopla. Uspensky tuvo algunos desacuerdos con su maestro, lo que lo llevó a ir a Londres. Aquí formó grupos de estudio a los que transmitió la enseñanza recibida, reconociendo siempre que la fuente de sus enseñanzas es Gurdjieff.

Después de dos intentos infructuosos de establecer en Alemania un instituto similar al de Tiflis, Gurdjieff llega en 1922 a París, donde, con la ayuda de sus discípulos (incluido Uspensky), compra un castillo en Fontainbleau, Prieure. Aquí Gurdjieff reanuda el trabajo del instituto en Tiflis, elabora nuevas actividades para recordar a sus discípulos el conflicto que existe entre su conciencia y su forma de actuar. Insistió en trabajos físicos duros: durante el día, sus discípulos hacían caminos, derribaban árboles, construían casas, sentaban pantanos, plantaban huertos y por la noche ensayaban en las elaboradas danzas de gurdjieff.

Danzas de Gurjieff

Eran danzas inspiradas en la tradición sufí de los derviches rotativos y que él consideraba una parte esencial de su formación espiritual.
Las danzas se basaban en la creencia de que el hombre opera a través de tres centros:

el centro intelectual – el que asegura el proceso de pensamiento,
el centro emocional – el centro de los sentimientos,
El centro instintivo – el que proporciona el movimiento y el proceso de creación.
En cualquier ser humano, uno de estos centros se manifiesta predominantemente.

El propósito de la danza era enseñar al bailarín cómo integrar armoniosamente todos estos centros, sin dar rienda suelta a su imaginación y emociones. Estas danzas, que a un hombre no iniciado le parecían movimientos bastante extraños, tuvieron lugar en una música compuesta por Gurjieff junto con el compositor Thomas de Hartmann.

También relacionado con la importancia de ser consciente del movimiento, Gurdjieff elaboró la “técnica de parada”.

En el momento en que dice “alto”, los discípulos se “congelaron” exactamente en la actitud (interna y externa) que tenían en ese momento, sin permitir que ningún músculo se moviera o se manifestara ningún pensamiento.

En 1923, Gurdjieff envió a uno de sus discípulos, Orage, como embajador de su enseñanza a América.

Al año siguiente fue allí con algunos discípulos. En Nueva York dieron algunas actuaciones con el ballet sacro. Uno de ellos siguió siendo memorable. Gurdjieff dio la orden para que todos sus estudiantes que estaban en el escenario vinieran corriendo hacia la sala. El escenario estaba a cinco metros de altura del piso del auditorio. Todos pensaron que en algún momento el maestro diría “alto”. Pero Gurdjieff le dio la espalda para hablar con alguien, por lo que todos los bailarines cayeron unos sobre otros en los aullidos de horror de los espectadores. Pero en el momento, por orden del maestro, todos los que se derrumbaron en el suelo se levantaron sin un rasguño, la sala comenzó a aplaudir frenéticamente.

A finales de 1924, Gurdjieff regresó a Francia.

Pero debido a un grave accidente automovilístico, la actividad en Prieuré se ralentiza considerablemente. Gurdjieff decide que no puede poner plenamente en práctica sus ideas y que debe asegurarse de que, al menos desde un punto de vista teórico, estas enseñanzas sigan siendo posteridad. De este período datan sus tres libros: “Todos y todos”, “Las historias de Belcebú a su nieto” y “Encuentros con hombres notables”.

Su discípulo más importante, Uspensky, escribió sobre Gurdjieff y su enseñanza en “Fragmentos de una enseñanza desconocida” y “El cuarto camino”.
Durante la Segunda Guerra Mundial, Gurdjieff permaneció en Francia, donde continuó enseñando a grupos relativamente pequeños de discípulos.

Murió en octubre de 1949, dejando tras de sí un sistema que transformó la vida de muchas personas, así como el campo del arte, el teatro y el psicoanálisis.

Sabias palabras

“Gurdjieff, siguiendo las instrucciones de la Orden, pasó varios meses escribiendo solo la frase: ¡Señor, ten piedad de mí!”

Edmond Andre, “Siguiendo los pasos de un gran iniciado”

“Gurdjieff llevaba todas las señales que indicaban que él sería uno de los que fueron enviados a aprender, a formar, y luego fueron guiados y enviados a instruir a su vez”.

Edmond Andre, “Siguiendo los pasos de un gran iniciado”

El hombre no tiene un gran “yo” único, sino que está dividido en una multitud de “yoes”-ri. Pero cada uno de ellos es capaz de proclamarse a sí mismo como la “Esencia”, de actuar en nombre de la Esencia, de hacer promesas, de tomar decisiones, de estar de acuerdo o en desacuerdo con lo que otro “yo” tendría que hacer. Esta es la tragedia del ser humano, que cada pequeño “yo” tenga así el poder de firmar tratados, que después el hombre, es decir, la Esencia, sea quien deba hacer frente”.

“El método fundamental para el estudio del propio ser es la autoobservación”.

“La unidad interior se logra cuando hay en el ser la lucha interna entre el ‘sí’ y el ‘no’. Si una persona vive sin ningún tipo de lucha interior, si todo lo que le sucede se desarrolla sin ningún tipo de oposición, si el ser siempre va a qué lado lo lleva la ola, a qué lado sopla el viento, entonces nunca progresará, permanecerá como está”.

“Lo que la gente tiene que sacrificar es su sufrimiento: nada es más difícil de sacrificar. Un hombre renunciará a todo placer en lugar de renunciar a su propio sufrimiento. El hombre ha degenerado de tal manera que se preocupa por él más que nada. Y, sin embargo, es indispensable liberarse del sufrimiento”.

“Comprender el símbolo del eneagrama y la capacidad de usarlo le da al hombre un poder muy grande. Es el movimiento perpetuo, es la piedra filosofal de los alquimistas. Debe entenderse que el eneagrama es un símbolo universal. Cualquier ciencia tiene su lugar en el eneagrama y puede ser interpretada gracias a él. Un hombre sólo entiende realmente lo que es capaz de colocar en el eneagrama”.

“Una ceremonia es un libro en el que se escriben miles de cosas. El que entiende puede leer. Un solo ritual a menudo contiene más de mil libros”.

“En el arte objetivo y genuino, nada es accidental, todo es matemático. El artista conoce y entiende el mensaje que quiere transmitir y su trabajo no puede producir una cierta impresión a un hombre y una impresión completamente diferente a otro, esto en el caso de personas en el mismo nivel de conciencia.

“Un crecimiento interior, una transformación espiritual del ser depende enteramente del trabajo que cada uno haga, solo, en este sentido”.

Scroll al inicio